Foto: Especial
Sigue adelante la tendencia a trabajar menos. Ahora le toca a Corea del Sur. Vea los países del mundo que trabajan más

La Asamblea Nacional de Corea del Sur aprobó una ley que le dará a una cantidad importante de su fuerza laboral un merecido descanso.

Los legisladores de ese país aprobaron de manera abrumadora un proyecto de ley que reduce el máximo de horas de trabajo semanales a 52, de las 68 horas permitidas en la actualidad.

Corea del Sur es la nación desarrollada que tiene la jornada laboral más larga, según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

La ley entrará en vigor en julio próximo, y aunque inicialmente solo se aplicará en las grandes empresas, luego llegará a las compañías más pequeñas.

A pesar de la oposición de la comunidad empresarial, el gobierno cree que la ley es necesaria para mejorar la calidad de vida de los trabadores, crear más empleos y aumentar la productividad.

Los factores que inciden

Los expertos también creen que esta ley podría incluso aumentar la tasa de natalidad del país, que ha disminuido sustancialmente en las últimas décadas.

Corea del Sur tiene una jornada laboral más extensa que cualquier otro país desarrollado: un promedio de 2,069 horas por año, por trabajador.

Pero aunque es el país desarrollado que más trabaja, hay dos naciones en vías de desarrollo en el que se trabaja aún más horas. Y ambas están en América Latina…

El análisis de la OCDE, que incluyó a 38 países, mostró que los mexicanos (2,225 horas/año) y los costarricenses (2,212) tienen las jornadas laborales más extensas del mundo.

Estudios llevados a cabo por la Organización Internacional del Trabajo (OIT) muestran que los países de ingresos bajos y medios tienden a trabajar más horas que sus contrapartes más ricos.

Esto se debe a una serie de factores que van desde la proporción de trabajadores cuentapropistas o autónomos a los que tienen los salarios más bajos.

El caso japonés

Pero Corea del Sur no es la única excepción a la regla.

Varios países del mundo no tienen límites legales para la jornada laboral.

Por ejemplo, Japón tiene un serio problema con la llamada ‘muerte por exceso de trabajo’, algo que no solo está expresado por las estadísticas sino también por el hecho de que el idioma japonés tiene una palabra para señalar este tipo de fallecimiento: se llama karoshi.

La palabra se refiere a los empleados que mueren a causa de problemas relacionadas con el estrés y el exceso de trabajo (ataques cardíacos, derrames cerebrales) o que se quitan la vida debido a las presiones laborales.

Pero con un  promedio de 1,713 horas trabajadas por año Japón no está entre las naciones que encabezan la lista de la OCDE, de hecho, el país no cuenta con una legislación que estipule un límite máximo de horas semanales y tampoco hay límite para las horas extras. En fin, trabajar de más en Japón es algo habitual (en el año fiscal 2015-16, el gobierno registró un récord de 1,456 casos de karoshi).

Pero los grupos defensores de los derechos de los trabajadores afirman que las cifras reales podrían ser mucho más altas debido a que el país no cuenta con un registro adecuado para este tipo de muertes.

Asia es la ganadora

Según las cifras más recientes de la OIT, Asia es el continente donde el mayor número de personas trabaja la mayor cantidad de horas: la mayoría de los países asiáticos (el 32%) no tiene un límite máximo para la jornada laboral.

Otro 29% tiene umbrales altos (60 horas semanales o más). Y solo el 4% de los países cumple con las recomendaciones de la OIT y acatan las normas laborales internacionales que establecen un máximo de 48 horas o menos para la semana laboral.

En las Américas y el Caribe, el 34% de las naciones no tienen límite de horas semanales, la tasa más alta entre todas las regiones.

Los surcoreanos trabajaron un promedio de 2,069 horas el año pasado.

Uno de los países sin límite es Estados Unidos.

Pero es en Medio Oriente donde los límites legales son más extensos: ocho de cada 10 países permiten jornadas laborales que exceden las 60 horas por semana.

En Europa, en tanto, todos los países tienen un horario semanal máximo y solo Bélgica y Turquía tienen jornadas laborales legales de más de 48 horas.

Pero es en África donde hay más países en los que más de un tercio de la fuerza laboral trabaja más de 48 horas por semana. La tasa en Tanzania, por ejemplo, es de 60.

Las ‘adictas al trabajo’

Son varias las encuestas que muestran en qué ciudades se trabaja más.

En 2016, el Swiss Bank UBS publicó un análisis de 71 ciudades que mostraban a Hong Kong con un promedio de 50.1 horas semanales de trabajo, por delante de Bombayv(43.7), Ciudad de México (43.5), Nueva Delhi (42.6) y Bangkok (42.1).

Una encuesta de 2016 halló que Hong Kong es la ciudad en la que se trabaja más horas.

Los mexicanos, además de trabajar las jornadas más largas, también están sujetos a uno de los regímenes vacacionales más mezquinos del mundo: sus vacaciones mínimas pagadas legales son de menos de 10 días, lo mismo que ocurre en Nigeria, Japón y China, por ejemplo.

En cambio Brasil ofrece un mínimo de 20 a 23 días.

Podría ser peor, sin embargo, en India, donde no existe límite para el horario laboral máximo, los trabajadores no tienen una cantidad mínima garantizada de vacaciones pagadas.

Google anula la  brecha salarial: Sus salarios son ahora definidos y programados por un algoritmo

El gigante tecnológico Google aplica una política de salario a sus empleados que tiende a no discriminar entre hombres y mujeres, con un fórmula aparentemente neutra que evita la formación de una brecha salarial. 

“Los salarios son programados por un algoritmo donde el sexo de las personas no forma parte de los datos”, ha dicho al respecto la directora general de Google, Fuencisla Clemares.  

Para determinar los sueldos de los empleados el algoritmo tiene en cuenta exclusivamente aspectos laborales, como el puesto que ocupa el trabajador, su nivel profesional y el logro de objetivos.

Pese a todo, la compañía dispone de grupos de personas que se encargan de supervisar si se está produciendo o no una diferencia salarial entre hombres y mujeres. 

“La realidad es que nosotros, en los análisis que hemos hecho, no nos ha surgido esa diferencia, pero si surgiera habría que profundizar  en el caso y entender lo que está pasando”, ha dicho Clemares y ha remarcado que en Google, todo proceso de selección de personal tiene que contar ahora con una mujer, la cual se debe asegurar de que exista paridad de salario entre los candidatos

A la hora de abordar la promoción de los empleados se revisan los datos para comprobar si las asignaciones han sido equitativas.

Ante los grandes cambios que se avecinan, la directora de Google ha pronosticado que  en este nuevo ecosistema, será clave la experiencia con el usuario, lo que exigirá conocer mejor las audiencias para la selección del personal.

Y en el ámbito del comercio electrónico, Clemares ha develado que la compañía está ofreciendo su “apoyo tecnológico” a empresas como ‘El Corte Inglés’, ‘MediaMarkt’  y ‘Carrefour’ para competir con los gigantes del sector, como Amazon y Alibaba.

 “Podemos ayudar a todo el ecosistema para que juntos constituyan un gran rival”,  ha dicho, al tiempo que ha reconocido que el comercio online se mueve todavía en cifras muy modestas.