Foto: Tomada de internet
El robo de hidrocarburo es el móvil que se investiga tras la balacera del domingo durante un partido de béisbol en el municipio de Acatzingo, que ha dejado tres muertos, informó hoy la Fiscalía General del central estado mexicano de Puebla

Puebla.- El robo de hidrocarburo es el móvil que se investiga tras la balacera del domingo durante un partido de béisbol en el municipio de Acatzingo, que ha dejado tres muertos, informó hoy la Fiscalía General del central estado mexicano de Puebla.

"Se tiene referencia de que el origen de los acontecimientos se deriva de pugnas por el control del robo de hidrocarburo, delito de índole federal", indicó la Fiscalía en su reporte más reciente.

Por ello, añadió, ha solicitado la colaboración de la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (Seido) de la Procuraduría General de la República (PGR, fiscalía federal), "para coadyuvar con la indagatoria".

De acuerdo con el reporte, se tiene registro de que José Luis Vélez Robles, quien falleció en el campo de béisbol, fue detenido en mayo de 2011 junto con otras personas en un domicilio de San Sebastián Villanueva, perteneciente al municipio de Acatzingo.

"Allí se detectó una cisterna con aproximadamente 22 mil litros de combustible de dudosa procedencia, por lo que las personas y el sitio quedaron a disposición de la PGR", señaló la Fiscalía estatal.

La segunda víctima, Diego Mauricio Hernández Rojas, de 22 años, falleció durante su traslado al hospital tras recibir un impacto de bala.

A ellos se ha sumado una tercera víctima fatal, Abel Luna Blas, de 46 años, quien estaba internado en un hospital después de los hechos en un nosocomio.

La cifra de heridos también se ha incrementado de seis a once después de que varios hospitales notificaran a la Fiscalía. Entre ellos hay mujeres y niños que acudieron ese día como espectadores al partido.

En el campo de béisbol, que se encuentra clausurado para continuar las pesquisas, fueron hallados más de 100 casquillos percutidos.

El ataque sucedió a las 16.30 hora local (21.30 GMT) del domingo mientras se celebraba un encuentro de béisbol entre los equipos de Candelaria y Santiago.

Hasta el recinto deportivo llegaron un grupo de hombres con armas de gran calibre a bordo de tres camionetas y abrieron fuego contra los jugadores y el público.

Acatzingo se encuentra en una zona conocida como "El triángulo rojo" y es controlada por el grupo delictivo de los Zetas, que se dedica entre otros delitos al robo de hidrocarburos de los ductos de la empresa estatal Petróleos Mexicanos (Pemex), según ha reconocido la propia Fiscalía poblana.