Foto: Sandra Gómez
Este ha sido un año caracterizado por diversos señalamientos que han caído en la polémica y en el escándalo, como es el tema de los alcoholímetros y los presuntos abusos que se cometen los agentes de Tránsito

Torreón, Coahuila. – Aunque hay cuentas pendientes, el balance de la gestión del alcalde Jorge Zermeño es más positivo que negativo, si se toma en cuenta que hoy Torreón figura entre las ciudades más seguras de México, dijo el presidente de la Coparmex Laguna, Fernando Menéndez Cuéllar.

De lo positivo, destacó la seguridad y la coordinación que tienen los diferentes cuerpos policíacos con el Ejército Mexicano y el Mando Especial en La Laguna, aunado a la baja en el índice delictivo, no obstante los hechos violentos que han impactado a la opinión pública.

Hay cosas pendientes que se tienen que revisar, como es la falta de patrullas para la vigilancia de la ciudad y no hay quién informe sobre el número de unidades que permanecen en operación o en mantenimiento, incluso el número de elementos que se tienen en activo.

Sin embargo, toda la ciudadanía debiera colaborar para mejorar la policía y que se le tanga más confianza y no se les vea a los agentes como los malos de la película.

Otra de las cosas positivas es la atracción de empleo con la llegada de nuevas inversiones, en una labor que ha desarrollado trabajando en conjunto con el gobierno del estado.

Explicó que la iniciativa privada se le han presentado planes para la construcción de un eficiente drenaje pluvial y lo que se está haciendo para terminar con la escasez de agua potable en la ciudad.

En el Sistema Municipal de Aguas y Saneamiento (Simas), dijo se está haciendo una labor importante, pero falta mucho por hacer para mejorar el servicio.

Si se habla de pavimentación, comentó que hay muchos más metros pavimentados y se está trabajando en eso para tener una mejor ciudad, explicó.

Uno de los aspectos negativos, mencionó que es la dirección de Tránsito y Vialidad, que es una parte delicada de la administración municipal, en donde hace falta educar tanto a la ciudadanía como a os agentes que deben estar capacitados para saber cómo actuar en los operativos.

Reconoció que este ha sido un año caracterizado por diversos señalamientos que han caído en la polémica y en el escándalo, como es el tema de los alcoholímetros y los presuntos abusos que se cometen los agentes de Tránsito y hasta el caso del mismo jefe de Vialidad que está acusado de abuso sexual en contra de elementos femeninos de la corporación.

Todo esto requiere una limpia en ese departamento, consideró.