Bélgica registra una media de nuevas personas enfermas diarias COVID-19 de 13,052 en la última semana y con una incidencia acumulada de 1,390.9 de casos por cada 100,000 habitantes en 14 días, Bélgica se convirtió en el país europeo más golpeado por la segunda oleada de COVID-19

Con una incidencia acumulada de 1,390.9 casos de media por 100,000 habitantes en 14 días, Bélgica supera a la República Checa (1,379.8) y es ya el país europeo más golpeado por la segunda oleada de Covid, según el recuento diario del Centro Europeo para la Prevención y el Control de Enfermedades (ECDC).

El país centroeuropeo registra una media de nuevas infecciones diarias de 13,052 en la última semana, según el último boletín de las autoridades sanitarias belgas, y el avance semanal medio de los contagios es del 38 %.

El dato de incidencia acumulada que reporta el ECDC, que compara así las cifras de 31 países de la Unión Europea y del resto de Europa, es de 1,390.9, ligeramente superior que el que ofrece la última actualización del informe epidemiológico de las autoridades sanitarias belgas, que lo sitúa en 1,289 casos este martes.

Tras Bélgica y la República Checa, el ECDC sitúa a Luxemburgo (760.4), Eslovenia (732.8), Países Bajos (694.1), Liechtenstein (687.9), Francia (629.4), Eslovaquia (455) y España (446).

Las hospitalizaciones en Bélgica se incrementan a un ritmo semanal del 88 %, con 502 ingresos de media al día, mientras que los decesos ligados al Sars-CoV-2 se sitúan en una media diaria de 48,3 fallecimientos, un alza semanal del 50 %.

Desde el lunes 19 de octubre, Bélgica aplica un toque de queda nocturno en todo el país, que tiene completamente cerrado el sector de la hostelería.

A nivel federal, el Gobierno de Alexander de Croo intenta esperar a mediados de esta semana para ver si, transcurridos diez días desde el último repertorio de restricciones, estas medidas surten efecto o si es necesario aplicar un confinamiento generalizado similar al de la pasada primavera.

El Ejecutivo federal anunció este martes que el viernes reunirá al comité de crisis para evaluar la situación, sin aportar más detalles, un día después de la cumbre telemática de jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea para analizar la situación del coronavirus en la UE.

El incremento de las infecciones parece estar ralentizándose en Bélgica, pero las autoridades advierten de que podría deberse en parte a un cambio en la estrategia de diagnóstico, pues ante la saturación de los laboratorios ya no se practican test a los asintomáticos que hayan estado en situación de riesgo.

Con una media de 66,900 pruebas diarias frente a las 35,000 de finales de septiembre, la tasa de positividad de Bélgica sigue aumentando y se sitúa en el 21.1 %, dato que asciende hasta el 37 % en Lieja y al 29 % en Bruselas.

Preocupa especialmente la situación de los hospitales, que ya están sometidos a mucha presión y podrían quedarse sin camas de cuidados intensivos en dos semanas.

El portavoz francófono del comité técnico belga contra el coronavirus, Yves van Lathem, declaró en una entrevista en la radiotelevisión pública el lunes por la noche que habrá que tomar una decisión esta semana sobre si son necesarias nuevas medidas.

El médico de urgencias trata al paciente en el departamento de urgencias COVID-19 en el sitio de Etterbeek-Ixelles de los hospitales Iris Sud en Bruselas, Bélgica. Foto: EFE

VALONIA, BRUSELAS Y FLANDES

 

Las regiones más afectadas son Valonia (sur) y Bruselas (centro), con una incidencia acumulada en sus grandes ciudades de 2,616 casos en Lieja y de 1,826 en Bruselas. Ambas han ampliado las restricciones federales con medidas como el cierre de todas las actividades culturales o el deporte no profesional.

Además, los alumnos de secundaria de Bruselas y Valonia seguirán las clases telemáticamente a partir de este miércoles, antes de iniciar las vacaciones escolares de noviembre, que se prolongó para intentar mitigar la expansión de la pandemia.

En total, los estudiantes de secundaria estarán 15 días sin pisar las aulas. Los de primaria, más allá de las vacaciones, sí permanecen en clase presencial cinco días por semana, decisión que ya en verano las autoridades belgas anunciaron como una prioridad en cualquier escenario epidemiológico.

La tercera región del país, Flandes (norte), registra una incidencia menor, que oscila entre los 796 contagios sobre 100,000 habitantes de media en 14 días de la provincia de Amberes a los 1,149 del Brabante Flamenco, si bien el número relativo de contagios aumenta a mayor velocidad, llegando hasta el 94 % semanal en la provincia de Flandes Oriental.

Este martes se espera que el ejecutivo regional flamenco anuncie un refuerzo de las restricciones, aproximándose a las medidas ya impuestas en Valonia y Bruselas.