En el programa El minuto que cambió mi destino, la actriz hace fuertes revelaciones del bullying que sufrió: 'amenazaban con quemarme la cara con ácido', recuerda

La charla de 45 minutos que la actriz mexicana Belinda ofreció al periodista Gustavo Adolfo Infante, la llevó a hacer una revelación que sorprendió a sus seguidores, pues afirmó que por la depresión, de niña, alguna vez sí pensó en el suicidio.

Las palabras de la actriz quedaron registradas en el minuto 35 de la entrevista, en el siguiente video: 

Así presentó el conductor de televisión la entrevista con Belinda, el pasado 7 de diciembre, en su columna de Excélsior. 

No le robaron ninguna fotografía a la cantante ni se perdió su teléfono celular, no, lo que sucede es que pasado mañana tendré el gusto de presentar a Belinda en mi programa de entrevistas por televisión El minuto que cambió mi destino. La cita es el sábado a las 9pm en Imagen Televisión, canal 3.1 de TV abierta a todo el país.

La entrevista la hice en un hotel de Paseo de la Reforma, de los que están frente al Auditorio Nacional, y sí, tengo que confesarles que la belleza de esta jovencita es verdaderamente arrebatadora, su personalidad es sencillamente arrolladora y sonríe no sólo con la boca, sino con todo el rostro, con los ojos, la nariz y los labios.


Pero, entrando en materia de lo que nos ocupa, que es el periodismo y la conversación que tuve con ella, fue de la A a la Z, me habló de cuando llega a México (recordemos que es española de nacimiento), su entrada a un colegio de monjas, cuando deja de estudiar, la forma en que era agredida en las escuelas por el hecho de ser cantante y aparecer en medios de comunicación.

También charlamos de altibajos emocionales, como cualquier ser humano, quizá más como mujer y quizá aún más como estrella juvenil, cuando se separa de sus papás. El momento en que ella misma empieza a manejar su carrera, a tomar decisiones drásticas en la vida.

En este programa habló realmente de todo, bueno, hasta de amores, hasta de escándalos, hasta de rumores, es un documento muy interesante para todo el público, pero muy en especial para los belinfans, quienes disfrutarán, se sorprenderán y reirán a carcajadas en ocasiones y, en otras, se pondrán en el lugar de Beli y quizá hasta lloren. Creo que Belinda habla desde el fondo de su corazón y lo hace muy bien, es muy clara, directa, no evade la realidad, la confronta y, en momentos, la sube.