FOTO: INTERNET
La actriz y vedette fue una de las llamadas ‘Reinas de la Noche’ en México en 1970, su belleza vestida de lentejuelas y música iluminó los clubes nocturnos, cabarets y teatros más importantes de la época y su carrera fue reconocida en un largometraje documental en 2016

En 2016 la Gira de Documentales Ambulante estrenó a nivel mundial “Bellas de Noche”, un documental de María José Cuevas que rescató del olvido a estrellas del cine de ficheras como Lyn May, Olga Breeskin, Princesa Yamal, Rossy Mendoza y Wanda Seux.

El largometraje documental es un retrato íntimo y amoroso de las vedettes más importantes de los años 70 y 80 en México. Muestra su fuerza, valentía y amor por el oficio, lo cual fue retomado por el llamado ‘cine de explotación’, género que comenzó a tomar fuerza a finales de 1960 en la escena ‘underground’.

Un año después el documental llegó a Netflix, por lo que mucha más gente tuvo la oportunidad de conocer de cerca la historia de estas estrellas, en especifico la de Wanda Seux, quien murió este miércoles 2 de septiembre en la Ciudad de México.

En “Bellas de Noche”, Wanda aseguró que su motor para seguir en el espectáculo fue su madre, ya que ella quería que disfrutara de su dinero y fuera feliz. Su otro gran amor fueron sus perros, a quienes siempre procuró por encima del amor de cualquier hombre e incluso durante su lucha contra el cáncer de mama que la invadió de 2010 a 2012.

En algún momento del documental, Wanda reclamó a quienes por su edad se negaron a seguir dándole trabajo. “Soy una persona que día a día tengo que luchar carajo. A los productores... qué tiene de malo esto, cuando soy una profesional que lo da todo en el escenario. Esto (sus arrugas) son los p*tos y c*brones años, esto es de tanto sonreírle a la vida”.

En 2018 y con el objetivo de reunir fondos para apoyar a la vedette tras sufrir un infarto cerebral, el documental se proyectó en las salas de la Cineteca Nacional. La directora de “Bellas de Noche” aseguró que gracias al evento se logró juntar alrededor de 39 mil pesos que fueron utilizados tanto para los cuidados de Wanda como para sus mascotas.