Ben Roethlisberger ha sufrido de adicciones, sin embargo trata de mejorar cada día.
El mariscal de campo confesó ha fallado como cualquier otra persona

A pesar del éxito obtenido en los emparrillados, Ben Roethlisberger es un ser humano como todos y aceptó en una conferencia que ha tenido adicciones a la pornografía y el alcohol. 

"He fallado igual que cualquiera. He sido adicto al alcohol. He sido adicto a la pornografía, por lo que no he sido el mejor esposo, el mejor padre, ni el mejor cristiano que puedo hacer”, dijo mientras platicó con su excompañero Touch Ilkin.

"Big Ben" reveló que sus adicciones iniciaron desde que estuvo en la Universidad de Miami y que nunca volvió a ser el mismo que educaron en su casa.

"No fue como si deje de creer, pero no estaba mejorando mis habilidades. Todavía rezaba, pero no fue tan fuerte como un cristiano en la Universidad como me hubiera gustado serlo. Nunca regresé a ser quien yo quería ser o como fui enseñado en mi casa”, comentó.

Sin embargo, Roethlisberger asegura que está trabajando para mejorar y dejar atrás sus adicciones. 

"Estoy tratando de ser un mejor cristiano que un atleta en el futbol americano. Yo me esfuerzo cada día por hacer eso. Empieza en estos momentos. No siempre es fácil. La gente no se da cuenta, se les olvida que nosotros como atletas, somos humanos, pecamos como todos. Cometemos errores. Nos volvemos adictos a ciertas cosas. Pecamos”, agregó.

El mariscal de campo se prepara para tomar las riendas de los  Steelers, luego de que se perdió el año tras una lesión.