Especial
El actor y músico charló con nosotros sobre ‘Novecento’, monólogo que presentará en la ciudad como parte del Festival Internacional de las Artes Julio Torri, y del que aseguró es un viaje que mueve el corazón

Un melancólico pianista nace en un barco. Es 1900 y el Virginian es un trasatlántico que va de Europa a América y viceversa. Novecento, el pianista, jamás ha tocado tierra firme, y es a través de su música que hace magia. La misma magia que hará Benny Ibarra sobre el escenario con el monólogo “Novecento”. El actor y músico se pone en la piel de Tim, quien narra las aventuras de Novecento, y lo hace como parte de las actividades del Festival de las Artes Julio Torri. La cita es hoy en el Teatro de la Ciudad Fernando Soler. En entrevista para VANGUARDIA, Benny Ibarra dijo estar muy contento de presentarse en varios puntos del Estado, pues ya estuvo en Torreón y Piedras Negras, y  hoy es el turno de Saltillo. En palabras del artista “‘Novecento es un gran viaje, al que quiero que me acompañen”.

Según la crítica “Novecento” es la “obra obligada”. Se trata de la adaptación del dramaturgo Mauricio García Lozano, con quien Benny ya había trabajado en “El Hombre de la Mancha”. “Es un texto muy íntimo, sensorial y espiritual, como toda la literatura de Baricco”, ha dicho el director sobre el texto del italiano Alessandro Baricco. Por su parte, Benny asegura estar involucrado al cien con este proyecto, y que más adelante vendrán más cosas, pero aún no puede darnos la sorpresa.

-¿Cómo te has sentido haciendo, por primera vez, un monólogo?- “Muy, muy bendecido, la verdad es que ha resultado una experiencia súper coherente con mi momento de mi vida, un momento en que me gusta involucrarme en un proyecto creativo con tantos retos, y trabajando con los grandes como Mauricio García, y feliz de poder regresar al teatro con algo que siento va a cambiar mi vida, el teatro siempre ha tenido ese sentimiento en mí vida, y la neta es que ‘Noveceto’ ha resultado ser una experiencia súper entretenida para todos, para quienes tenemos la oportunidad de presentarla y realizarla, y para la gente, ya comprobamos que salen conmovidos, salen contentos, retados a ser ellos mismos, a pasarla bien, a entender que la vida se nos pasa muy rápido...”.

Sabemos que se habla sobre un pianista, un enigmático personaje- “‘Novecento’ es la historia de un mago, de un pianista que nace en 1900 y por eso se llama Novecento, nace en un barco, en un trasatlántico que hacía viajes de Europa a América y de vuelta, y una de las grandes curiosidades es que nace en ese barco y nunca se ha bajado de él, y toca el piano de una manera mágica, pareciera que tiene cuatro manos, es un gran virtuoso, pero sobre todo es un tipo que realmente hace que la gente vuele a través de su música, la historia nos la cuenta Tim, trompetista de jazz, y Novecento vive su vida como solo él la puede vivir, muy clara sin pretensiones, es una persona muy libre, y eso es lo que lo hace muy grande, es un cuento muy hermoso muy bien relatado por el autor y uno hace lo se puede para traducirlo y llevarlo a la gente a que sientan a nuestro Novecento de una manera coherente y muy bonita”.

-Debe ser una responsabilidad muy grande mantener al espectador al filo de la butaca cuando eres el único sobre el escenario- “Sin duda, el texto como te contaba es muy generoso, ya en sí contar la historia pues te lleva a un viajecito bastante entretenido, es muy divertida, pero sobre todo lo que he hecho es ser transparente con el texto. Realmente sí es una obra de teatro, aunque es un monólogo al final sí es una obra de teatro, me compaña un sonido sensorial muy interesante y que logramos tras seis meses, hay mucha gente que va viajando conmigo, en un momento dado la gente siente que va arriba del barco, viajando conmigo, eso es muy bonito, y es resonar con el texto y con la música de la manera más clara que pueda, no canto no bailo per se, pero sí es muy musical al mismo tiempo, hay algo de la narrativa que involucra la música que es muy natural”.

-Dijiste que te daba miedo dejar de ser real sobre el escenario, ¿De dónde o por qué viene ese miedo?- “Bueno, lo que pasó es que cuando sales a un escenario, sales muy vulnerable, te mueven muchas cosas, no solo en lo físico sino también en lo emocional, y entonces es eso lo que me da miedo, que eso deje de suceder en mi vida como artista, yo sé que puede sonar un poco dramático dentro de la chamba que uno tiene como actor o como músico, como artista está el vulnerabilizarte y el ser transparente y contar historias que incluso a veces te van a doler, por lo general son muy agradables de contar, y terminas en una delicia de dinámica con el público y no es nada complicado, es muy ‘Novecento’ (risas)”.

-Se agradece que este tipo de obras lleguen a Saltillo- “Se me hace una gran apuesta por parte del Festival Cultural Julio Torri, para mí es un privilegio que me hayan invitado, ya tuve la oportunidad de estar ahí en Torreón, vamos a estar tocando varios puntos del Estado con esta linda historia y agradezco que hayan pensado en mí para esta aventura, me siento muy contento”.

-Luego de años de carrera, y una muy prolífica, ¿cuál es la mayor satisfacción que te deja esto? “Pues mira es una carrera muy divertida en la que he tenido la oportunidad de estar rodeado de gente muy interesante , y siempre estar haciendo cosas creativas, convivir arriba y abajo del escenario con músicos, actores, creativos, y eso a mí me llena, es el tipo de personajes con el que me gusta convivir, el tipo de vida que me gusta tener, y me siento muy rayado, muy contento de poderlo hacer, es una carrera que la he podido llevar de diferente manera, he podido hacer cine, televisión, teatro, música, discos, producción, me he preparado con mucha energía para ser bueno en lo que hago, creo que le ponemos mucho corazón y hasta ahorita he tenido muy bonitos resultados la verdad”.

¿Crees que en nuestro país hay talento para rato? “Sin duda sí, o sea en México hay muchisisisisísimo talento, yo digo que lo hay que hacer en encausarlo de manera correcta, alentarlos a seguir haciendo lo que hacen sin preguntar, porque como artista uno lo hace no por necedad, sino por necesidad ¿no? Yo lo que siempre recomiendo a los jóvenes es que sepan que esto es de algo de largo alcance, es una carrera a largo plazo y eso es muy bonito”.

-¿por qué debemos ir a ver ‘Novecento’- “Con ‘Novecento’ se la van a pasar increíble, es un momento conmovedor, la gente sale renovada, se les va a mover bonito en el corazón y eso es lo importante, hay que ir porque ahí nos vamos a ver y la vamos a pasar increíble”.