FOTO: INTERNET
Una hora tarde arribó la pareja y aunque intentaron pasar desapercibidos, sus looks los evidenciaron, además llevaron su propia champaña

Este domingo nuevamente Beyoncé y Jay Z demostraron que saben hacerse notar en cualquier evento. Cuando llegaron a la ceremonia de los Globos de Oro, dado que iban una hora tarde, obviamente no desfilaron por la alfombra roja, sin embargo, su llegada no pasó desapercibida. Era el momento en que Kate McKinnon estaba presentando el premio Carol Burnett y las miradas estaban puestas sobre el escenario.

La intérprete de “Single Ladies” escogió para la ocasión un vestido de corte sirena, dorado hasta la cintura y con mangas abullonadas. La falda, en negro y desde la cintura se ajustó a la perfección a las curvas de la cantante, quien eligió llevar su cabello suelto. Elegante y sencilla.

Y como si vas tarde no es bueno llegar con las manos vacías. En una de las imágenes de la llegada de la pareja a su mesa en los Globos de Oro se puede ver como una persona de seguridad lleva en las manos dos botellas doradas de champán. Y como en esta fiesta de lujo y de celebridades hollywoodienses más que un anfitrión las estrellas son los invitados, parece que Beyoncé compartió con su marido este pequeño detalle.