Foto: Especial
A partir del próximo año podrás deducir impuestos por comprar bicicletas y autos híbridos, incentivos positivos en vista de que se prevé un mayor precio para las gasolinas en 2017

A partir del año entrante, una alternativa fiscal y de transporte reluce ante los precios de las gasolinas y el transporte que genera gases contaminantes: deducir impuestos por comprar bicicletas y autos híbridos.

En 2017 podrás deducir impuestos por compra de bicicletas convencionales, bicicletas y motocicletas eléctricas, además de autos cero emisión e híbridos como parte del Paquete Económico, cuya Miscelánea fiscal fue votada este miércoles en la Cámara de Senadores, para que entre en vigor el primer día del siguiente año.

Así que si de autoregalo de reyes magos te mereces una bicicleta o una motoneta eléctrica o consideras que es buen negocio la renta de automóviles eléctricos o híbridos, recibirás incentivos fiscales. 

Eso no es todo, si sueles ir a terapia psicológica o al nutriólogo considera que estos gastos, además de los planes personales de retiro, serán deducibles de impuestos. 

Las compras por las bicicletas convencionales, y las bicicletas y motocicletas eléctricas serán deducibles por el 25 por ciento de su valor, señala la Miscelánea fiscal aprobada ayer miércoles con 76 votos a favor y 12 en contra. 

Además quienes usen o gocen temporalmente autos eléctricos o híbridos, podrán tener un monto diario de deducción de 285 pesos por automóvil. 

Como parte de estos incentivos, todas las inversiones que sean realizadas en automóviles eléctricos e híbridos, por ejemplo para meterlo a trabajar en Uber o Cabify, se podrán deducir por un monto de doscientos cincuenta mil pesos, explicó José Francisco Yunes Zorrilla, presidente de la Comisión de Hacienda y Crédito Público. 

Además se unirán a las deducciones personales, los pagos por servicios de psicología y nutrición. Pero sin incrementar el valor de estas deducciones; 15 por ciento de los ingresos anuales o 5 salarios mínimos anuales. 

También serán deducibles los planes personales de retiro administrados por instituciones de seguros, instituciones de crédito, casas de bolsa, administradoras de fondos para el retiro o sociedades operadoras de fondos de inversión. 

Pueden ser deducibles al ser contratados de forma y colectiva, identificando a las personas físicas que integran la colectividad, y precisa que el monto de la deducción será aplicable en forma individual por cada persona física.