Devonta Freeman reforzará a los corredores de Buffalo, equipo que perdió a Zack Moss por lesión | Foto: AP
Devonta deberá somterse a protocolos por COVID-19, por lo que es improbable que esté disponible para Buffalo el próximo sábado

ORCHARD PARK.- Los Bills han alcanzado un acuerdo para firmar al corredor Devonta Freeman a su escuadra de prácticas, confirmo su agente Drew Rosenhaus.

Freeman es un jugador de séptimo año que fue liberado por los Giants la semana pasada. Se une a Buffalo (14-3) después de que los
Bills perdieran al corredor novato Zack Moss por una lesión de tobillo que puso fin a su temporada, sufrida durante una victoria de la Ronda de Comodines por 27-24 sobre los Colts el sábado.

Freeman debe someterse primero a los protocolos por COVID-19 de la NFL antes de que se le permita practicar, haciendo improbable
que pueda estar disponible para el encuentro de la Ronda Divisional de Buffalo frente a los Ravens (12-5) del próximo sábado.

Freeman se vio limitado a cinco partidos con los Giants debido a una lesión de tobillo que lo marginó por la segunda mitad de la
campaña. Finalizó con 54 acarreos y anotó un touchdown por aire y otro por tierra.

Pasó sus primeros seis años de NFL con los Falcons, donde Freeman superó las 1000 yardas terrestres en dos ocasiones y 27 touchdowns totales (22 por tierra, cinco por aire) a lo largo de las campañas del 2015 y 2016.

Después de iniciar la temporada como suplente para Buffalo, Moss cerró el año dividiendo tiempo con Devin Singletary. Seleccionado en la tercera ronda del draft, procedente de Utah, Moss finalizó segundo en el equipo con 481 yardas terrestres, al tiempo que anotó cinco touchdowns (incluyendo uno por aire), tres más que Singletary. 

Los Bills tienen varias opciones para sustituir a Moss en la alineación, con T.J. Yeldon, Taiwan Jones y el novato Antonio Williams, un miembro de la escuadra de prácticas. Williams mostró promesa en su debut profesional, finalizando con 12 acarreos para 63 yardas y dos touchdowns, y una recepción de 20 yardas en la victoria de cierre de temporada de Buffalo, por 56-26, sobre los Dolphins.