¿En qué se puede parecer Maduro a Bolívar, cuando aquél, en lugar de promover la libertad en el hemisferio sur, sólo exporta la violencia, la intolerancia, el embuste político, el contrabando de armas, además de cuantiosos recursos negros destinados a desestabilizar regímenes democráticos, el republicanismo por el que Bolívar dio a cambio su vida?

Se está poniendo de moda entre los estafadores del pueblo, es decir, entre los populistas, aquellos líderes políticos que predican ideas falsas entre personas que sabe idiotas, el hecho de hacer recurrentes menciones en relación a grandes personajes de la historia latinoamericana, en el caso concreto, Bolívar y Juárez...

Hugo Chávez dejaba siempre libre el asiento a su derecha en las comidas o cenas privadas para estar permanentemente acompañado por la figura de Simón Bolívar, el Libertador. Un dictador como Maduro, un enemigo siniestro de la libertad, siempre envuelto en la bandera venezolana como si fuera el Padre de la Patria, se proyecta como el gran heredero de Bolívar cuando ha sepultado a Venezuela en una pavorosa miseria. Maduro, tarde o temprano, será derrocado por un genuino Bolívar, tal vez por un Juan Guaidó, en el marco de un baño de sangre que nadie desea para los venezolanos. ¿Cómo es posible que después de asegurarse una estancia indeterminada al frente de la Presidencia venezolana y de exhibir sus inclinaciones autoritarias, todavía se atreva a llamarse bolivariano...?

Si comparar a Chávez con Bolívar resulta un ejercicio intelectual insostenible, tratar siquiera de identificar a López Obrador con Juárez, es obsceno, absurdo y ofensivo, además de constituir una humillación histórica. Juárez, el Benemérito de las Américas, ilustre abogado titulado, se definió como defensor del Estado de Derecho, en particular de la Constitución de 1857, a la que defendió durante la guerra de 3 años. Invariablemente respetó la libertad de expresión. Después luchó con todos los medios a su alcance en contra de la intervención francesa que culminara con el fusilamiento de Maximiliano en el cerro de la Campanas en 1867. La legalidad ante todo. ¿Por qué insultar la memoria de Juárez? Cuando AMLO fue Jefe de Gobierno se negó a acatar las sentencias emitidas por el Poder Judicial, con lo cual se constituyó como un golpista más. Acto seguido, acompañado de policías antimotines, cercó el Senado de la República para impedir que legislara en materia petrolera, volvió a asestar otro golpe de Estado a otro de los poderes de la Unión... Hoy en día AMLO insiste en desmantelar los organismos autónomos, garantes de nuestra democracia, para hacer de un poder absolutos...

Juárez era un ávido lector y un abogado liberal en el sentido clásico. Es decir, estuvo a favor de principios básicos como la libertad de expresión, la libertad de mercado, la inversión extranjera y la libertad de cultos, pero sobre todo, buscó la incorporación de México como un país occidental con todas sus potestades, lejos del indigenismo puro que asocia a nuestro país con una sola identidad.

El presidente López Obrador ni ahora ni durante su paso por la Jefatura de Gobierno, se ha comportado como un hombre del globalizado y liberal siglo XXI. Lejos de tender puentes que comuniquen a México, los cancela como sucedió con el NAIM, como si pudiéramos vivir aislados del mundo. Ha desdibujado, con sus prédicas bíblicas y evangélicas, la tajante separación de la iglesia y el Estado ganada con sangre, sudor y lágrimas por los liberales decimonónicos. Juárez rompió con el Papa, AMLO le pidió ayuda en contra de los narcos...

¿Por qué dos populistas como Maduro y López se apoyan en figuras como Bolívar y Juárez? Porque al populacho le fascinan semejantes evocaciones, a pesar de que ambos, en la práctica, traicionan aviesamente los principios republicanos que aquellos líderes defendieron hasta el final de sus días... ¡Ah!, ¿es juarista...? Pues votaré por él... La historia demostrará que se trata de populistas, líderes vestidos con ropajes republicanos para ocultar sus auténticas convicciones autoritarias de las que debemos huir los mexicanos de los tiempos modernos...

¡Cuidado con los “juaristas y los bolivarianos” de nuestros días!

@fmartinmoreno