Como todos los días, dos compañeros de oficina acudieron al bar de costumbre para sacudirse el sopor de la jornada laboral.

En la mesa del rincón, siempre la del rincón, Salvador y Ernesto platican de los temas más diversos que podamos imaginar.

- ¿Qué vas a tomar Chava?

- Pues lo mismo de siempre Neto, si ya sabes para qué preguntas.

- ¡Qué genio te cargas hoy!

- Sí caray, discúlpame. Es que estoy que me lleva Pifas.

- ¿Qué te pasa Chava? ¿Te corrieron de la chamba? ¿Los Saraperos otra vez arrancaron muy a medias? ¿La comadre te obligó a acompañarla a un retiro espiritual? ¿Acaso padeces Púrpura de Schönlein-Henoch?

- No Neto. Lo que me ocurre es peor. Resulta que mi cuerpo se vio invadido por un sentimiento de ira profunda. No he podido dormir bien, estoy de genio todo el día. De repente me acuerdo de mi estado de iracundia y arremeto a puñetazos y patadas contra la pared.

- ¿Estás bromeando? Pero si tú eres alegre, dicharachero, divertido, jocoso. Aligera pues ese ánimo, no tardan en llegar hasta nuestra mesa del rincón unos deliciosos frappés de cebada.

- ¡Que qué! ¡Cómo que no pueden servir cervezas sólo porque mañana son las elecciones!

- Tranquilízate ya por favor Chava. Si no se puede, pues no se puede. Y si así vas a seguir de berrinchudo, pues mejor me voy a la casa.

- Discúlpame Neto, nadie tiene la culpa de mi carácter perturbado. La verdad es que estoy así de furioso por haber votado en el 2018 por López Obrador, y para el colmo de males, así como él pidió, voté todo parejo por Morena. Ahora ya me puedes llamar pejezombie o chairo. Pero mi enojo te lo juro que no es por eso. Ya la regué y punto. Lo que me trae así es que, según las encuestas del Reforma, el Presidente seguirá teniendo el control de la Cámara de Diputados.

- Te lo dije. El Pejelagarto fue un gran candidato, pero no tiene idea de cómo ser un presidente ni siquiera regular. Para empezar, su palabra es absoluta y su terquedad mayúscula. Si un día algún secretario dice negro, al otro día él dice blanco… las contradicciones en el mismo equipo de trabajo son evidentes. El manejo que él y su equipo han hecho de la pandemia ha sido verdaderamente criminal, y no te alarmes si nos enteramos que en México estamos rozando ya los 450 mil fallecidos por Covid-19.

 Además, proyectos como el de la refinería, que nos costarán millones y millones de dólares, son completamente arcaicos, del tiempo de López Portillo o más allá.

- Sí caray, ya ni me digas que parto la mesa de un karatazo. No puede ser que México no despierte.

- Y si a eso le sumamos el haber cancelado la construcción del nuevo aeropuerto de Texcoco por supuestos manejos corruptos y nadie ha sido juzgado por esta obra, o que tuvieron que cambiar todo el proyecto del aeropuerto de Santa Lucía porque no habían visto un cerro, pues la cosa pinta muy mal. Por si fuera poco, la inseguridad está peor que nunca.

- Ya no sigas Neto, que me estoy acordando cómo acabó con la mayoría de los fideicomisos. Ahora ya no hay recursos para los Pueblos Mágicos, o para ayudar a las regiones que hayan sufrido un desastre natural. Se fueron terminando las becas para los estudiantes en el extranjero, y desaparecieron instituciones como el Seguro Popular, sin importarles ahora que algunos niños con cáncer mueran por falta de medicamentos.

- ¿Acaso las personas de la tercera edad no se dan cuenta que con los mil 300 pesos mensuales que les regala el gobierno no les alcanza ni para surtir las medicinas que antes ocupaban? Como que estábamos mejor cuando estábamos peor, ¿no crees Chava?

- Desde luego que sí. A las empresas les ha ido mal por la crisis de la pandemia, y, por culpa de la falta de incentivos del gobierno, la recuperación económica ha estado lentísima en comparación de otros países.

- Mejor pídete otra ronda de limonadas, Neto. Y vamos a preparar nuestras credenciales para botar con nuestro voto a los que tanto daño nos han hecho con su actitud servil de no moverle ni una sola coma al proyecto de destrucción de México.

- ¡Salud, Neto!

- ¡Salud, Chava!

javier10minutos@gmail.com