Valientes. Elementos del Ejército fueron trasladados en helicóptero a la zona de difícil acceso, para combatir el incendio en la sierra de Arteaga. OMAR SAUCEDO
Además de combatir el fuego en la sierra de Arteaga, vigilan que no surjan nuevos ‘brotes’

Una labor sumamente complicada resulta combatir el incendio y vigilar que no surgan nuevos, pero los brigadistas no solo se dedican a apagar el fuego; también vigilan que ningún visitante se acerque a la zona del siniestro.

Una gran parte de los elementos de las corporaciones que guardan los bosques y procuran la protección de las áreas naturales, así como de los visitantes, también colabora en las tareas de combate a las llamas.

“Resulta riesgoso, porque en caso de algún accidente hay menos elementos que puedan arribar al llamado”, dijo uno de los brigadistas.

“Desde una caída o una emergencia, dado que el fuego también llevó a la fauna silvestre a refugiarse en los alrededores y por lo general, los animales son más agresivos”, advirtió Leonel Martínez Mata, director de Protección Civil en Arteaga.

“Pero también porque no hay quién pueda vigilar que los visitantes cumplan con las normas para evitar incendios” —agregó—. Las actividades inician a las 06:00 y terminan a las 18:00 horas.