¿En qué cabeza cabe ordenar que se vaya a revisar una jugada de falta ya marcada por el árbitro central como penalti y cambiar dramáticamente la decisión? En la del árbitro VAR Carlos Ayala, quien estuvo en el partido León vs Monterrey, y el ridículo fue monumental.

El central Óscar Mejía inventó, no puede definirse de otra manera, ya que al ir a revisar la jugada al monitor, no sé de dónde salió que la falta se dio fuera del área y no dentro, quitando un penalti al León, algo que injustamente sucedió. Desde mi perspectiva, la falta es dentro del área, aunque existe la posibilidad de que haya sido fuera.

El problema radica en que no existe una toma que lo aclare, porque todo tiene que ver con la producción de cada partido. Hay algunos en los que hay muchísimas cámaras que permiten ver todos los ángulos posibles, como en el Cruz Azul vs. Pachuca, pero en León no fue así.

Sin embargo, esto parece no afectar en el arbitraje mexicano. El domingo, en el programa de TV Azteca Marcaje Personal tuvimos de invitado a Arturo Brizio, quien aclaró: “Empezamos muy exquisitos. Tenemos que encontrar el punto medio, donde el VAR no parezca que dirige; la decisión final es del árbitro. No podemos llamar al árbitro sólo por nimiedades”.

Incluso, reconoció que el uso del videoarbitraje es demasiado, sobre todo porque no se emplea de la manera que es adecuada: “Se está cayendo en un exceso. El tema fundamental es la presión a la que estamos sometidos. A algunos les gusta trabajar bajo presión. Hay que encontrarle el modo a esa pequeña línea que existe en intervenir para ayudar al árbitro”.

La crisis del arbitraje debe reconocerse, no seguir escondiendo la realidad y mucho menos seguir sin aceptar los errores, como si nada pasara y como si fueran inventos de los medios de comunicación la pésima marcación que se da en la mayoría de los partidos de la Liga MX.

Claro que ellos tienen un sistema de calificación al árbitro que sesga la realidad; no aceptan nada, como si estuviera prohibido plasmar la realidad en dichos reportes.

Por eso, es importante que el presidente de la Comisión de Árbitros acuda a los estadios, trabaje más en la operación, que se dé cuenta del entorno en el que están metidos sus silbantes, no solamente recibiendo reportes, actitud de alta burocracia y nula disposición a mejorar su Comisión.

“Si los [exárbitros] consagrados retirados vienen a tocar la puerta, los recibimos encantados de la vida”, dijo Brizio, sobre la falta de capacidad con los del VAR. “Todos hicieron el curso”.

No es lo mismo ver a un árbitro y al VAR en acción en el lugar de los hechos, que recibir cómodamente un papel en tu oficina con una calificación al silbante, la mayoría de éstas basadas en el criterio de quien la elabora.

Tuve la oportunidad de ver el reporte del partido San Luis vs Chivas y nunca aceptan quién lo hace, porque en las dos faltas señaladas como penalti, la del segundo a Guadalajara y la de San Luis, no existió infracción y el árbitro Fernando Guerrero se equivocó. Así como que vean la realidad, es imposible.

Twitter: @gvlo2008