Pulmón verde. Una enorme extensión del área protegida de la Sierra de Zapalinamé está proyectada para ser convertida en zona de recreación y restauración, por parte de la Asociación Cañón de San Lorenzo. Foto: Especial
Este primer predio se encuentra ubicado a poco más de 100 metros de la colonia Lomas del Refugio, la última zona habitacional aprobada en 1999, sin embargo, se prevé que justo ahí inicien más de 2 mil 500 hectáreas en donde habrá zonas de recreación y educación ambiental

Un grupo de saltillenses busca consolidar la nueva Reserva Natural Cañón de San Lorenzo. La Asociación Civil que lleva el mismo nombre, liderada por Alejandro Arizpe, ya realizó el enganche del primer terreno de poco más de 130 hectáreas en la zona de Zapalinamé, con lo que se dará inició al proyecto de conservación y restauración

En medio de este “mágico” lugar, existe un enorme contraste, pues si uno voltea hacia el poniente solo se ve una enorme mancha urbana que se “ha comido” gran parte de la falda de la sierra, pero al voltear al oriente, el paisaje es inigualable ante los enormes cerros que conforman la Sierra de Zapalinamé, el más grande pulmón verde de la Región Sureste.

Este primer predio se encuentra ubicado a poco más de 100 metros de la colonia Lomas del Refugio, la última zona habitacional aprobada en 1999, sin embargo, se prevé que justo ahí inicien más de 2 mil 500 hectáreas en donde habrá zonas de recreación y educación ambiental.

 

Foto: Especial

“Conservación San Lorenzo nació para juntar los recursos para comprar al menos mil 200 hectáreas y poder negociar con otros propietarios y poco a poco en colaboración con el Estado y la ciudadanía tener el control de la reserva y que nos sirva como espacio de recreación y acercamiento con la naturaleza”, explicó Alejandro Arize.

Este proyecto que está en su primera etapa, incluye al menos mil 200 hectáreas, que sumadas a la zona protegida por el Estado, conformarán la zona de restauración que hace años fungía como una pedrera, además, se pretende reforestar con diversos ejemplares nativos de flora, lo que atraería diversas especies de animales que ya habitan en la zona.

Hasta el momento el pago de las tierras asciende a poco más de un millón y medio de pesos, por lo que la Asociación Cañón de San Lorenzo ha comenzado a convocar e empresas, empresarios locales y universidades a sumarse y regresarle a Saltillo su sierra, todo lo que le brinda en tema de aire, agua y ecosistema a la región.

“Aunque ya está declarada como reserva y área protegida, queremos que todo quede como zona de conservación estricta para promover las actividades recreativas, y eso tiene un manejo distinto porque aquí se proyectan veredas, promover senderismo, que tengamos visitas masivas de forma controlada para iniciar un programa de concientización, porque si no salvamos nosotros nuestra tierra, nadie lo va a hacer”, advirtió.

Según cifras oficiales, en 2014 se registró el ingreso a la zona protegida de poco más de mil 500 personas, sin embargo, el año pasado se tiene el registro de poco más de 14 mil visitantes, por lo que el interés de ciclistas, motociclistas y ecoturistas ha ido en crecimiento, lo que motiva que este grupo de saltillenses buscará concretar lo que llaman “el sueño de sus vidas”.