Buscados. Mario López Razo y el bebé secuestrado.
Ayer, abandonado sobre un predio de la carretera Monterrey-Saltillo, autoridades localizaron el vehículo que utilizó Mario, quien mató a martillazos al papá del bebé y dejó atada a la mamá

RAMOS ARIZPE, COAH.- El temor por la vida del pequeño Decker Alexander, de tres meses de edad, se incrementa cada día que pasa con el asesino de su padre, Mario López Razo, quien lo secuestró desde el pasado sábado en Nuevo León.

Ayer, abandonado sobre un predio de la carretera Monterrey-Saltillo, autoridades localizaron el vehículo que utilizó Mario, quien mató a martillazos al papá del bebé y dejó atada a la mamá.

Ahora las autoridades de Ramos Arizpe están en contacto con sus similares de Nuevo León para que continúen las investigaciones y la búsqueda del responsable, quien podría estar escondido en Saltillo o sus alrededores.

 

FUE POR VENGANZA

El caso se registró la madrugada del sábado en el domicilio marcado con el número 330 de la calle Azucena, en la colonia Paseo del Nogalar, en San Nicolás de los Garza, Nuevo León.

De acuerdo con las investigaciones, al domicilio ingresó Mario, quien presuntamente atacó por venganza con un martillo a Óscar Uriel Martínez Gómez, porque la hermana de la víctima no quiso regresar con él. Le “martilló” la cabeza hasta dejarlo sin vida.

La madre, identificada como Fátima Nayeli Martínez Rocha, fue maniatada por el homicida, logrando escapar momentos después para dar aviso a las autoridades, pues Mario se llevó a su hijo Decker Alexander Martínez Martínez, de sólo tres meses de nacido.

El auto en el que Mario huyó, un Volkswagen Pointer color blanco, placas PRM8474 del estado de Michoacán, fue localizado sobre el kilómetro 22 de la mencionada vía libre, por lo que el presunto homicida y secuestrador es rastreado en tierras coahuilenses.