Foto: Archivo
Asegura Secretaría de Salud que su uso ha dado buenos resultados en Saltillo y Torreón
Más que algo punitivo, [el uso de alcoholímetros] es una medida preventiva. Los meseros ven a una persona que ya ha consumido bastante alcohol y lo invitan a que haga la prueba y, dependiendo del resultado, determinan si [el conductor] puede seguir manejando o debe de recurrir a una alternativa, ya sea taxi o que maneje algún acompañante”.
Javier Picasso, subdirector de Regulación y Fomento Sanitario

Dado que desde su implementación en 2015, con los alcoholímetros instalados por la Secretaría de Salud en restaurantes y bares de Saltillo y Torreón se han realizado 33 mil 600 pruebas y un 10 por ciento de los usuarios recurrió a taxis debido al nivel de alcohol en su sangre, este año las autoridades tienen el objetivo de ampliar el proyecto al resto de las regiones de Coahuila.

Javier Picasso, subdirector de Regulación y Fomento Sanitario, informó que durante el 2016 se practicaron 8 mil 600 pruebas de alcoholímetro con los 10 aparatos distribuidos por restaurantes y bares de Saltillo; del total, 600 estudios resultaron fuera de los límites permitidos de alcohol en la sangre.

Mientras tanto, en el 2015 en el municipio de Torreón se practicaron 25 mil pruebas con los mismos aparatos, y 2 mil 500 jóvenes tuvieron que recurrir a un taxi o a un conductor designado para trasladarse.

 “Más que algo punitivo, [el uso de alcoholímetros] es una medida preventiva”, explicó Picasso.

 El funcionario estatal aseguró que este 2017 la Secretaría de Salud pretende ampliar el proyecto a las regiones Norte y Centro de la entidad en primera instancia. Así, los aparatos que actualmente están funcionando en Saltillo se distribuirían en municipios como Piedras Negras, Acuña, Sabinas y Monclova. 

“La intención para este año es llevar el proyecto a todas las regiones del estado”, abundó. “Los aparatos son itinerantes, los que estuvieron en Torreón hoy están en Saltillo y esos mismos se moverían al resto de las regiones. También se han ido moviendo entre restaurantes, y así está funcionando de momento”.

Otro proyecto que se buscará poner en marcha en conjunto con el de los alcoholímetros es el de la capacitación a meseros de restaurantes y bares para la prevención en cuanto a clientes que estén consumiendo alcohol en exceso.

 “La idea es crear conciencia sobre el consumo moderado”, concluyó Javier Picasso, “en Torreón se hizo una capacitación por parte de una cervecera, capacitaron a 100 meseros. Hablamos aquí, en Saltillo, pero están en transición en la Presidencia de Canirac, entonces vamos a retomar el punto, aunque lo básico ya lo saben, pero sí darles ciertas sugerencias”.