Exposición. El crítico Ramiro Ricardo presentó esta muestra con parte de su obra / Marco Medina
La Secretaría de Cultura del Estado y el Centro de Arte de Holguín, Cuba; unieron esfuerzos para presentar este catálogo con la obra de la artista mexicana

El muralismo mexicano y el arte nacional durante la primera mitad de siglo 20, parece ocupado principalmente por creadores varones y aunque estadísticamente así es, las aportaciones de las mujeres aún están por alcanzar el mismo nivel de difusión.

Uno de estos casos es del Electa Arenal, quien a pesar de que falleció muy joven, a los 34 años un 2 de junio de hace 50 años, dejó una basta obra artística, pinturas de caballete, esculturas y murales, en México, sí, pero principalmente en la ciudad de Holguín, Cuba, donde es consideraba una de sus más importantes artistas.

En homenaje y en el marco de su aniversario luctuoso la Secretaría de Cultura del Estado (SEC) y el Centro de Arte de Holguín organizaron una velada de actividades el jueves 6 de junio en el Centro Cultural Vito Alessio Robles.

Grande en Cuba. Electa Arenal destacó por su gran actividad en la ciudad de Holguín, Cuba. / Marco Medina

Los eventos comenzaron con una charla en torno al muralismo en el pasado y la actualidad, moderada por la directora del Museo de Artes Gráficas, Olga Margarita Dávila, y con la participación de la artista Mercedes Murguía, quien ayudó a Elena Huerta en el proyecto del mural que hoy se exhibe en el vestíbulo del CECUVAR.

Murguía recordó el proceso que tomó tres años para la creación de esta obra que expone la historia de México y a través de sus memorias describió la personalidad de Huerta y de su hija, Electa.

También participó la crítica de arte, Dina Comisarenco, autora del libro “Eclipse de Siete Lunas”, una revisión y rescate sobre la obra de las muralistas mexicanas. Ella destacó cómo en México, en aquel momento, no había muchas oportunidades para que las mujeres pudieran desarrollar un arte público y político , cosa que sí encontró en Cuba, en los años posteriores a la revolución cuando llegó.

“Yo estoy convencida que las mujeres hemos jugado un papel cultural muy importante, solamente que no ha sido reconocido, porque el arte muchas veces muestra sólo esta parte”, dijo y añadió que no sólo el arte, sino también la historia ha minimizado las aportaciones hechas por mujeres.

Claudia Luna Fuentes, artista y gestora cultural encargada del proyecto “Yo Soy Zapalinamé”, dedicado, entre otras acciones, a hacer consciencia sobre el cuidado a esta zona natural protegida; describió cómo desde hace un par de años que comenzaron han ido madurando sus composiciones y métodos para involucrar al público y concientizarlo y cómo esto es muestra de la importancia del arte mural y de llevar las expresiones artísticas al espacio público.

Por su parte el crítico de arte cubano Ramiro Ricardo, habló en particular sobre la obra de Electa Arenal, quien aunque llegó a Cuba sólo reconocida como la “esposa de Gustavo Vargas”, arquitecto encargado de la construcción de diversos hospitales, su actitud proactiva y su trabajo pronto la volvió mucho más relevante que su marido y un ejemplo para las mujeres holguinenses.

Ricardo, asimismo, presentó el catálogo ”Buscando a Electa”, publicado por la SEC, que muestra además de fotos sobre el trabajo de Arenal, tanto en Cuba como en México —Saltillo cuenta con ejemplares como el mural del Auditorio de la UAAANL— textos de la artista, detalles sobre su vida y obra y declaraciones de personas cercanas como su esposo y su madre.