Los tritones y sirenas de la capital coahuilense son frecuentes en los podios nacionales, pero sin duda este problema afectará su desempeño. Fotos: Jordi Sifuentes
Las instalaciones de la alberca donde entrena la Selección Estatal de Natación va en decadencia debido a la falta de mantenimiento y ha permanecido cerrada hace ya medio centenar de días

Después de 50 días de la clausura del Centro Acuático Coahuila 2000 tras la explosión de una de las calderas que regulan la temperatura del agua, los padres y madres de familia de los atletas que conforman la Selección Estatal de Natación piden respuestas a las autoridades correspondientes.

Los problemas de mantenimiento a la alberca de este centro vienen arrastrándose ya de años atrás y han desembocado en situaciones extremadamente peligrosas para los deportistas que entrenan y toman clases en las aguas del CAC2000, tan es así que las instalaciones tuvieron que ser definitivamente cerrada cuando el pasado 12 de diciembre tronó una de las calderas.

Fue desde ese momento que los entrenamientos para los seleccionados del estado se detuvieron completamente en agua, y ahora, a pesar de que se vienen grandes e importantes competencias nacionales, se encuentran entrenando únicamente en piso; situación que afectará indudablemente su desempeño y nivel deportivo en los próximos certámenes.

La condición del centro comprende desde ventanas sin vidrios, calderas insuficientes y caducas, azulejos dañados, baños compartidos donde los niños son expuestos a situaciones incómodas, además de falta de reemplazo de filtros, hasta escasez de químicos para el mantenimiento del agua directamente. La situación llega hasta la falta de nivel del agua adecuado para su auto filtración.

Previo al cierre de las instalaciones, los padres de familia ya habían intentado por distintos medios mejorar las condiciones de la alberca, con el único objetivo de garantizar la seguridad de sus hijos. Sin embargo, no lograron obtener una respuesta certera a pesar de proponer opciones donde ellos mismos se harían cargo de algunos puntos esenciales.

Entre otras cosas, se ha propuesto la iniciativa de realizar un triatlón u otro tipo de competencias con el fin de recaudar fondos y aportar un granito de arena con los responsables para generar el cambio que es claramente necesario en el centro. Cabe mencionar que la propuesta fue denegada y con el tiempo y el deterioro de la alberca, esta opción se ha ido imposibilitando.

El mantenimiento de las calderas fue a menos y eso ocasionó un daño mayor.

Hasta el día de hoy han sido ya 4 las ocasiones en que los padres y madres de los atletas se han sentado a hablar con diferentes autoridades que se encuentran al mando de las instalaciones del gobierno, como lo es este centro acuático, mas el esfuerzo ha sido en vano, pues ni antes ni después del percance con la caldera se ha podido ver un cambio favorable.

En el caso de los atletas de la Selección Estatal este paro en los entrenamientos de agua será un gran determinante para su desempeño en las próximas competencias, entre las que están los Juegos Nacionales de la CONADE, pues además de que la única preparación que están recibiendo es en tierra, su entrenamiento es en concreto, lo que indudablemente afectará su cuerpo.

Claramente inconformes, los tutores de los seleccionados ante la gravedad de la situación exigen una pronta solución ya que a este punto prácticamente se ha ido por la borda el plan de trabajo previo a las competencias del 2020.

El estado de deterioro tanto de las instalaciones como del mantenimiento, demanda actualmente no sólo el reemplazo y reposición de materiales en especie dañados y/o nulos, si no que requiere de una completa reestructuración del plan de trabajo por parte de la administración del Centro Acuático Coahuila 2000.

LOS DATOS

*50 días son los que ha pasado el Centro Acuático Coahuila 2000 con las puertas cerradas, afectando a sus usuarios.

*4 ocasiones son las que reportan los padres de familia en las que han hablado con las autoridades sin respuesta.

*El equipo anteriormente y aún hasta el año que terminó estaba conformado por alrededor de 80 atletas que poco a poco han ido desertando del equipo debido a las condiciones antes mencionadas y a la desmotivación que este tipo de situaciones traen como consecuencia y que afectan directamente a los usuarios, que en este caso son los atletas.

Actualmente el número de nadadores en el equipo radica alrededor de los 40 integrantes.

 

El número de elementos de la selección coahuilense ha disminuido drásticamente debido al cierre de las instalaciones.