Foto: Especial
Alertan por el elevado uso y el efecto insidioso de estos productos

CDMX.- Una droga de diseño que se consume en México, aunque en menor cantidad, es el fentanilo, una sustancia más potente que la morfina y catalogada como muy
destructiva.

También se le conoce como bomba o magia y se le considera la hermana mayor de la heroína.

Aunque no es droga de diseño, también hay datos que muestran que en el país se consume la burundanga o droga del violador, un alucinógeno que deja al consumidor inconsciente.

“La burundanga es una catinona; sí se están consumiendo, pero no tenemos el dato específico para saber las proporciones”, indicó María del Rosario Tapia Medina, directora general del Instituto para la Atención y Prevención de las Adicciones.

Por 30 pesos, un consumidor puede obtener una tacha, la droga sintética que se consume más, principalmente entre los jóvenes en los raves.

“Las metanfetaminas son las que tienen el más alto índice de consumo y su forma más común de uso es en el éxtasis. Son drogas estimulantes del sistema nervioso central que te provocan euforia, entusiasmo, pérdida del hambre, aumenta la energía y el efecto puede durar varias horas. El peligro es que te provoca deshidratación y un infarto”, comentó la experta.
 

NUEVAS FORMAS
Los consumidores buscan drogarse y tener una reacción más rápida. Piensan que por tratar de fumar vapor será menos dañino, pero se equivocan, explicaron especialistas.

En el mercado se consiguen vaporizadores de alcohol, cannabis o wax; sin embargo, también existen los poppers que se pueden conseguir en las sexshop. Benjamín García declaró que se venden por debajo del radar de las autoridades.

El wax son los capullos de mariguana que se cocinan. Reaccionan con un químico, lo evaporan y se hace una cera; se compra el vaporizador y se consume.

En menos de 30 segundos se tiene una reacción. Se inhala y va a los pulmones, a la vena pulmonar, al corazón izquierdo, a la yugular
y al cerebro.

SIN DATOS PÚBLICOS ACTUALIZADOS
Aunque se aplicó la Encuesta Nacional de Adicciones 2016, los resultados no se han dado a conocer, por lo que la Comisión Nacional Contra las Adicciones (Conadic) maneja las cifras obtenidas de 2011.

El titular de la Conadic, Manuel Mondragón, declaró que en el tema de salud, en México y en la mayoría de los países se destina un dólar en la prevención por cada 18 o 20 dólares que se invierten en combatir las drogas.

Dijo que lo que se están creando son productos a los que los químicos laboratoristas les hacen modificaciones en las estructuras; sin embargo, para Mondragón y Kalb, se tratan de los mismos estupefacientes.

Entre los principales se encuentran cannabinoides sintéticos, fenetilaminas y las catinonas sintéticas, de las que más de 90% de la producción se concentra en China y también en República Checa, Polonia, Bélgica y Holanda.

“Las drogas de diseño hicieron acto de presencia y empezaron a fabricarse aquí y a quedarse en México, hoy es un tema que nos preocupa porque es un producto que están consumiendo los adolescentes, está bajando la edad de consumo, cada vez de menor edad”.

Según la Encuesta Nacional de Adicciones 2011, que realizó el Instituto Nacional de Psiquiatría, se encontró que estudiantes de secundaria y bachillerato consumieron estas drogas, principalmente las de tipo anfetamínico, conocidas como tachas, cristal y éxtasis.

El documento reveló que 219 mil estudiantes habían consumido este tipo de drogas, lo que significaba 2.1% de la población de esta edad.
 

SIN CRISIS MÉDICA
Hasta 2014 la Organización de las Naciones Unidas había detectado cerca de 600 nuevas sustancias prohibidas que surgen de la combinación de varios precursores.

Estas nuevas sustancias han ido en aumento desde el año 2010 cuando se tenían clasificadas 206, en 2011 se contabilizaron 243, en 2012 subieron a 251; en 2013, a 348, y en 2014 llegaron a 541 sustancias.

Antonio Mazzitelli, representante regional de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito, refirió que se desconocen casos de emergencias médicas en México por el abuso del consumo drogas sintéticas.
“México tiene la posibilidad de prevenir epidemias de consumo, las tasas de uso todavía son reducidas; sin embargo, se considera que el consumo va a la alza”, comentó. 

EFECTOS
> Si bien las nuevas sustancias prohibidas detectadas por la ONU todavía no se consumen a grandes niveles en México, se han identificado las consecuencias negativas que tienen para la salud. 
> Cuando se trituran medicamentos para producir ciertas sustancias y luego los inhalan, las partículas llegan a los pulmones, lo que también causa graves problemas, además que cuando los elementos tienen un nivel alto de estimulantes es común la presencia de problemas cardiacos. 

Cifras
> En 2010 la cantidad de precursores para elaborar drogas sintéticas que fueron asegurados en el país sumaron 12.9 toneladas; en 2011 fueron 30.9. Al año siguiente fueron 31.6 toneladas.
Operativos.  Las autoridades han logrado importantes golpes al tráfico de estas drogas, pero el volumen del contrabando es enorme.Archivo