Foto: Especial
Hombres y mujeres marcharon ayer miércoles en Tuxta Gutiérrez, Chiapas, para exigir justicia por el crimen de Gloria Castellanos Balcázar

San Cristóbal de Las Casas, Chis. La Fiscalía General del Estado (FGE) informó que detuvo a un hombre y una mujer, como probables responsables del feminicidio de Gloria Castellanos Balcázar, de 24 años, ocurrido el pasado fin de semana en Tuxtla Gutiérrez.

En un comunicado dijo que Octaviano “N”, presunto autor material, y su pareja, Rocío Esmeralda “N”, fueron capturados en el municipio de Simojovel, situado en el norte de Chiapas, “hasta donde viajaron con la finalidad de evadir la justicia”.

Añadió que esta detención se suma a la de Carlos “N”, capturado el martes 16 de enero en la capital del estado.

“De acuerdo con las investigaciones que encabeza la Fiscalía de Homicidio y Feminicidio, los hechos se registraron la tarde del viernes 12 de enero en el interior del salón de fiestas AlJabal, ubicado en la colonia Mactumatzá, en el sur poniente de Tuxtla Gutiérrez”, señaló.

Añadió que Octaviano “N” “reveló que alrededor de las 15 horas, Gloria Castellanos acudió al lugar con la finalidad de recoger unas bases de pirotecnia, por lo que al distraerse la golpeó por la espalda poniéndole una navaja en el cuello al tiempo en que la despojaba de sus pertenencias”.

Afirmó que “mientras sus cómplices vigilaban a la víctima, quien se encontraba atada en un cuarto, él acudió a un cajero automático con el objetivo de retirar dinero de las tarjetas bancarias, sin embargo, al no lograr su objetivo regresó al salón de fiestas y enojado tomó un cable con el que la asfixiaron”.

Posteriormente, abundó, “junto a Carlos 'N' sacó el cuerpo del salón y lo arrojó a un pozo que se ubica a 100 metros del lugar del crimen. Durante estos hechos, el presunto autor material le robó a la joven un teléfono celular tipo iPhone, un iPad y tarjetas bancarias”.

Expresó que la Fiscalía de Homicidio y Feminicidio “ha llevado a cabo la práctica de diversas diligencias, atendiendo a los protocolos vigentes en la materia, entre las que destacan la inspección en el lugar de los hechos por personal en criminalística de campo, entrevistas a familiares, amigos y compañeros de la víctima, así como el análisis de diversos circuitos de video vigilancia ubicados en la zona del crimen”.

Manifestó que “también se han solicitado imágenes del cajero automático hasta donde el presunto feminicida acudió con el objetivo de retirar dinero de las tarjetas de la víctima, e información de la casa de empeño donde dejó los artículos robados”.

La joven, cuyo asesinato ha conmocionado a la sociedad capitalina, principalmente, fue encontrada muerta la madrugada de este martes en el fondo de un pozo con una profundidad aproximada de 20 metros, en un terreno baldío, ubicado a 100 metros del salón de fiestas a donde acudió el viernes.