Varias personas manifiestan con pancartas y ondean la bandera de la Unión Europea a las afueras del Parlamento en Londres, Reino Unido, el pasado 20 de febrero de 2017. Foto: EFE
El Gobierno de May pretende que ambas cámaras aprueben el proyecto de ley a más tardar el 7 de marzo. Pero la enmienda implica que debe retornar para otra votación a la Cámara Baja, donde los conservadores gozan de una cómoda mayoría.

La Cámara de los Lores británica respaldó hoy por la noche una enmienda al plan de la premier Theresa May para dar inicio a las conversaciones formales sobre el "Brexit", insistiendo en que el gobierno debe proteger los derechos de tres millones de ciudadanos de la Unión Europea (UE) que residen en el Reino Unido.

La Cámara Alta del Parlamento votó por una mayoría de 358 a 256 por la enmienda al proyecto para comenzar dos años de negociaciones formales del "Brexit" hasta fines de marzo. La modificación fue impulsada por los laboristas, pero también apoyada por otras agrupaciones políticas.

Este resultado crea un obstáculo adicional para May, que ahora deberá regresar el proyecto a la Cámara de los Comunes.

Las conversaciones con la UE no pueden comenzar hasta que Londres presente oficialmente en Bruselas su solicitud de separación, para lo cual la primera ministra necesita la aprobación del Parlamento, según dictaminó en enero el Tribunal Supremo británico.

En declaraciones previas en la Cámara de los Comunes, la jefa de gobierno británica sostuvo que sus planes sobre el "Brexit" están en marcha, pese a enfrentar su primera derrota parlamentaria en esta materia.

Una bandera de la UE hondea a las afueras del Parlamento en Londres, Reino Unido. Foto: EFE

El Gobierno de May pretende que ambas cámaras aprueben el proyecto de ley a más tardar el 7 de marzo. Pero la enmienda implica que debe retornar para otra votación a la Cámara Baja, donde los conservadores gozan de una cómoda mayoría, antes de regresar nuevamente a los Lores.

El proceso de "ping-pong" en el Parlamento podría demorar la adopción del proyecto en varios días, según reportaron algunos medios británicos.

"Grandes noticias. El gobierno ahora debe hacer la cosa correcta y garantizar los derechos de ciudadanos de la UE que viven en el Reino Unido", escribió el líder laborista Jeremy Corby en Twitter tras la votación.

La enmienda requiere que el gobierno genere propuestas en el plazo de tres meses de activar el Artículo 50 respecto de cómo protegería los derechos de los ciudadanos de la UE en el país tras el "Brexit".

Emigrantes a favor de la Unión Europea protestan a las afueras del Parlamento en Londres, Reino Unido, el pasado 20 de febrero de 2017. Foto: EFE

El conservador Peter Bowness, al respaldar la enmienda durante el debate, dijo que el rechazo del gobierno a garantizar los derechos de los ciudadanos de la UE antes de activar el Artículo 50 es "equivocado, tanto políticamente como en términos de justicia e imparcialidad".

Londres debe optar por una "alta instancia moral" y realizar un "gesto generoso" que podría "ayudar en crear un buen clima para las negociaciones", dijo Bowness a los Lores.

En tanto, lord George Bridges, quien ocupa un cargo en el Ministerio del "Brexit", dijo que su gobierno se opone a una "declaración unilateral" de respaldo a los migrantes de la UE en el Reino Unido, señalando que el país aún estará vinculado a las disposiciones de la Unión Europea mientras sea miembro del bloque.

"Nada cambiará para ningún ciudadano de la UE, incluyendo su residencia, sin esta aprobación parlamentaria", dijo Bridges en un intento final poco exitoso de convencer a los Lores para que rechacen la enmienda.

Angela Smith, líder laborista en los Lores, acusó previamente al gobierno de utilizar a los ciudadanos de la UE como "pieza de regateo", advirtiendo que su postura es "vergonzosa y podría tener un impacto extremo en la economía y los servicios esenciales del Reino Unido".

May ha prometido activar los dos años de negociaciones bajo el artículo 50 del Tratado de Lisboa -que fija las reglas para que una nación negocie su salida de la UE- para fines de marzo.