Trueque. El contrato de colaboración entre la empresa mexicana Libre Abordo y el gobierno venezolano entró en vigor a partir de 2019. Archivo
La empresa, que no tiene experiencia previa en el sector petrolero, ha tomado 6.2 millones de barriles de crudo pesado venezolano para revenderlos en los mercados internacionales

CDMX.- Venezuela intercambió millones de barriles de crudo por pipas de agua y maíz en virtud de un acuerdo de petróleo por alimentos con una firma mexicana, en un esfuerzo por asegurar importaciones en medio de las estrictas sanciones estadounidenses.

A medida que la petrolera estatal de Venezuela, Petróleos de Venezuela SA, (PDVSA) ha visto disminuir su cartera de clientes debido a las sanciones de Washington, destinadas a presionar la salida del presidente Nicolás Maduro, la firma mexicana Libre Abordo SA se ha convertido en un importante receptor de su crudo.

La empresa, que no tiene experiencia previa en el sector petrolero, ha tomado 6.2 millones de barriles de crudo pesado venezolano para revenderlos en los mercados internacionales y tiene dos cargas más de petróleo y combustible programadas para este marzo, según los cronogramas de exportaciones de PDVSA revisados por Reuters.

La firma busca avanzar con un contrato firmado el año pasado con el gobierno venezolano, que actualmente está “en pleno efecto”.

En un comunicado enviado a Reuters, Libre Abordo indicó que firmó un contrato en 2019 para exportar pipas de agua, así como toneladas de maíz blanco a cambio de suministros de petróleo.

La compañía dijo que había consultado a abogados sobre la transacción y estos les habían informado que consideraban que no había violación de las sanciones de Estados Unidos ya que no se contemplaban pagos en efectivo porque el petróleo sería recibido para compensar la ayuda alimentaria provista.

Libre Abordo declinó revelar el nombre de la firma legal que proporcionó la asesoría, aunque envió a Reuters una copia del análisis.

El departamento del Tesoro estadounidense, PDVSA y el gobierno venezolano no respondieron de inmediato a solicitudes de comentarios.

MAÍZ Y CAMIONES

El contrato entre los propietarios mexicanos de Libre Abordo y el gobierno venezolano entró en vigencia en 2019 y no se usaron intermediarios para las negociaciones, aseguró la compañía.

“Estos no son contratos de compra-venta”, dijo. “No es violatorio de las restricciones, casi se considera un contrato de ayuda humanitaria”, señaló. Aristegui Noticias