Max Correa, manifestó que el campo debe ser tomado en cuenta a partir de la riqueza que aporta al desarrollo nacional del país / La Jornada
La CIOAC-JDLD demandó que se distribuyan los recursos de manera equitativa.

Ciudad de México. En el centro de Convenciones del Centro Médico Siglo XXI, representantes del movimiento El Campo es para Todos, se reunieron para revisar el problema del agro en el país y demandar al gobierno federal un cambio profundo a las políticas dirigidas hacia este sector.

El dirigente de Central Campesina Cardenista (CCC), Max Correa, manifestó que el campo debe ser tomado en cuenta a partir de la riqueza que aporta al desarrollo nacional del país, por lo que exigió modificar el trato que el Estado le ha dirigido a los campesinos.

José Narro Céspedes, de la Coordinadora Nacional Plan de Ayala (CNPA), propuso “arribar a un gran acuerdo y construir una agenda dé propuestas para presentar al Estado” para con ello “cambiar el modelo que todos este tiempo ha llevado a la pobreza y atraso del país”

En tanto, la CIOAC-JDLD demandó que se  distribuyan los recursos de manera equitativa. Reprochó los actos de represión en contra de maestros de Nochixtlán, y exigió no permitir que se sigan asesinando estudiantes, obreros y campesinos. Demandó que no se les entregue “ni un peso más a empresas extranjeras que envenenan el terreno con fertilizantes”.