Camberra, la capital australiana, declaró el estado de emergencia debido a un incendio forestal que está fuera de control y que arde erráticamente en su zona sur.

La región de Camberra, la capital australiana declaró el estado de emergencia hoy debido a un incendio forestal fuera de control que arde erráticamente en su zona sur.

Se trata de la primera emergencia por incendio en el área del Territorio de la Capital Australiana (ACT, por sus siglas en inglés) desde 2003, cuando el fuego cobró la vida de cuatro personas y consumió casi 500 hogares en un solo día.

Esta vez la amenaza viene de un incendio en la periferia al sur de Canberra que ha arrasado con más de 21,500 hectáreas (53,000 acres) desde que lo provocó el calor de las lámparas de aterrizaje de un helicóptero militar el lunes, informó la Agencia de Servicios de Emergencia.

El estado de emergencia establece una clara expectativa para nuestra comunidad de que necesitamos que esté en alerta”, dijo el ministro del Servicio de Emergencias, Mick Gentleman, a los reporteros. “Esta es la peor temporada de incendios forestales en el ACT desde 2003”.

El incendio arde a nivel de emergencia, el más alto en una escala de peligro de tres grados, y las brasas han creado focos peligrosos en los alrededores, de acuerdo con funcionarios de la agencia.

Un incendio forestal que amenaza con arrasar propiedades arde en las colinas cerca de Clear Range, al sur de la capital australiana, Canberra. Foto: AP

Los habitantes de los suburbios al sur de Canberra y las aldeas circundantes han recibido advertencias para que se preparen ya sea para proteger sus hogares o desalojar la zona.

Los caminos a la aldea de Tharwa fueron bloqueados el viernes debido a que el fuego resultaba demasiado peligroso como para que los residentes desalojaran o regresaran a sus casas.

El incendio es el más peligroso de las docenas que arden en el sureste de Australia afectado por las sequías.

Incendios sin precedentes a lo largo del sur de Australia han causado al menos 33 muertes desde septiembre, han destruido más de 3,000 viviendas y han arrasado con más de 10.6 millones de hectáreas (26.2 millones de acres).

Se pronostica que el peligro por el incendio crecerá por todo el sureste del país en el Territorio de la Capital Australiana y los estados de Nueva Gales del Sur y Victoria conforme la temperatura aumente el fin de semana.

El estado de emergencia otorga al gobierno municipal de Canberra poderes adicionales para cerrar calles, dirigir el movimiento de la población, controlar sus propiedades y hacerse cargo de las tareas de combate al fuego en terrenos privados.