El representante federal electo Mondaire Jones, demócrata por Nueva York, se dirige a un pequeño grupo de simpatizantes que se reunieron en un evento electoral en White Plains, Nueva York. Foto: AP
En un hecho histórico los candidatos representantes de la comunidad LGBTQ lograron triunfos sin precedentes en las elecciones de Estados Unidos incluyendo a la primera persona transgénero en ser elegida a un Senado estatal y a los primeros hombres de raza negra abiertamente homosexuales en obtener escaños en el Congreso.

En todo el país, candidatos representantes de la comunidad LGBTQ lograron triunfos sin precedentes en las elecciones del martes, incluyendo a la primera persona transgénero en ser elegida a un Senado estatal y a los primeros hombres de raza negra abiertamente homosexuales en obtener escaños en el Congreso.

Los triunfos históricos no solo ocurrieron en estados demócratas, sino también en entidades republicanas como Tennessee, en donde el republicano Eddie Mannis, quien es homosexual, y el demócrata Torrey Harris, quien se identifica como bisexual, ganaron escaños en la Cámara de Representantes estatal y se convirtieron en los primeros miembros abiertamente pertenecientes a la comunidad LGBTQ en dicha legislatura.

De acuerdo con el LGBTQ Victory Fund, que recluta y respalda a candidatos LGBTQ, eso deja a Alaska, Luisiana y Mississippi como los únicos estados que nunca han elegido a un legislador LGBTQ.

“Torrey y Eddie enviaron un claro mensaje de que los candidatos LGBTQ pueden ganar en estados sumamente republicanos siendo ellos mismos”, dijo la presidenta del Victory Fund y exalcaldesa de Houston, Annise Parker. “Su presencia en la legislatura estatal puede silenciar a las voces más tóxicas contra la comunidad LGBTQ y abrir paso a leyes más incluyentes”.

En Nueva York, el abogado Mondaire Jones ganó en un distrito de los suburbios de la ciudad de Nueva York, mientras que Ritchie Torres, concejal de la ciudad de Nueva York, logró la victoria en el Bronx para hacer historia como los primeros hombres homosexuales de raza negra en obtener un escaño en la Cámara de Representantes federal. Ambos son demócratas y Torres se identifica como afrolatino.

Los dos “aportarán perspectivas únicas basadas en sus experiencias vividas y que nunca antes han sido representadas en el Congreso federal”, dijo Parker.

Con Jones y Torres, serán nueve los miembros de la comunidad LGBTQ en la Cámara de Representantes a partir de enero. Los otros siete lograron la reelección.

En Delaware, la demócrata Sarah McBride ganó su contienda al Senado estatal con más del 70% de las preferencias y se convertirá en la primera persona abiertamente transgénero en ocupar un cargo en el senado estatal en el país.

Espero que algún niño LGBTQ aquí en Delaware, o en realidad en cualquier parte del país, pueda ver los resultados y darse cuenta de que nuestra democracia es lo suficientemente grande para ellos también", dijo McBride después de que se confirmara su victoria la noche del martes.

McBride fue becaria en la Casa Blanca durante el gobierno de Barack Obama y en 2016 se convirtió en la primera persona transgénero en dar un discurso en una convención partidista.

Otros dos demócratas se convirtieron en las primeras personas transgénero en ser elegidas a la Cámara de Representantes de sus respectivos estados: Taylor Small en Vermont y Stephanie Rivers en Kansas.