Cortesía
Saúl Álvarez aseguró tener la fórmula para derrotar sin ninguna duda a Gennady Golovkin en el duelo de revancha

Saúl Álvarez fue directo y aseguro tener la fórmula para derrotar a Gennady Golovkin en la pelea de revancha que se llevará a cabo el próximo 15 de septiembre en Las Vegas.

Ambos pugilistas ya se encuentran en la recta final de sus entrenamientos tumbo a la pelea que se augura será un gran enfrentamiento entre dos de los mejores boxeadores de la actualidad.

“La primera pelea nos dio la pauta para ganar la revancha. No necesariamente tenemos que cambiar la estrategia; simplemente hay que agregar a lo que hicimos. Hay que tirar más golpes en cada asalto. Lo necesitamos hacer para que no quede ninguna duda. Para eso estamos trabajando en la condición física. Eso es lo que nos faltaba en la primera pelea para tirar golpes constantemente en cada round”, dijo el boxeador mexicano.

Y aunque Álvarez se encuentra afinando la estrategia que va a usar para el día de la pelea, asegura que no se confiará de su contrincante, pues está muy consciente de que el kasajo es un boxeador sumamente peligroso.

"He enfrentado a peleadores duros que son difíciles de conectar golpes y pelear. He enfrentado a fuertes oponentes también. Él es un fuerte peleador. Es peligroso. Es uno de los peleadores más fuertes que he enfrentado. Este es uno de esos combates donde estaré más preparado que en toda mi carrera”.

Pues aunque "Canelo" ya se enfrentó a peleadores de la talla de Floyd Mayweather o Miguel Cotto, de todas maneras le tiene respeto a "GGG", aunque asegura que sabe como eliminarlo arriba del ring.

“Realmente no sé porque la esquina de Golovkin o su equipo han estado agresivos en sus declaraciones. Tal vez es por la rivalidad. No sé. Pienso que se pasaron. Se fueron más allá de lo que se necesita para vender una pelea con sus declaraciones. No me gusta hablar y empezar a pelear o dar un show para vender una pelea. La gente sabe que cuando nos subamos al ring les vamos a dar una gran pelea y punto”.

Lo único que el mexicano reprueba es la manera en que se ha hablado su rival, y sobre todo los allegados a este, pues aunque está de acuerdo con que hay que "calentar" la pelea, hay ciertos límites que cree ya se rebasaron, por lo que espera usar los insultos como motivación para reestablecer el orden con sus puños una vez que se ecuentren arriba del ring.

“Tal vez me ha ofendido. Pero siempre tomo en cuenta de donde viene. La verdad es que Golovkin es mi oponente y lo entiendo. Pero con Abel Sánchez no me preocupa para nada. Porque a final de cuenta, ¿qué de él? Al final del día, él no se va a subir al ring conmigo. Se hizo más personal esta vez. Lo poco de respecto que teníamos se perdió. Lo utilizaré como motivación. Todo lo que se ha dicho, lo ha hecho personal. Lo que han dicho de mí como persona, lo ha hecho personal. Lo usaré inteligentemente para mi beneficio el 15 de septiembre”.