Foto: Especial
Luis Fernando Carrillo fue aprehendido en las Lomas, una colonia de Hermosillo, Sonora

Luis Fernando Carrillo Navarro, hijo del capo de las drogas Amado Carrillo Fuentes, apodado “El Señor de los Cielos” y fundador del Cártel de Juárez, fue detenido en Hermosillo, Sonora, por agentes de la Policía Federal Ministerial.

Por medio de un comunicado, la Fiscalía General de la República (FGR) informó ayer que la captura se realizó el viernes, cuando los agentes ejecutaron contra Carrillo Navarro una orden de aprehensión por presunta portación de arma de fuego: un revólver Magnum .357, delito que se castiga hasta con 10 años de prisión.

El sospechoso también es hijo de Zayda Graciela Navarro Durazo, relacionada con actividades del Cartel de Juárez y hermana de Carlos Navarro Durazo, extraditado en 2017 a Estados Unidos tras ser aprehendido por personal de la entonces Procuraduría General de la República (PGR), a finales de 2016 por petición directa de la DEA.

Se informó que a Carrillo Navarro primero lo detuvo la Fiscalía General de Sonora por el supuesto delito de robo de vehículo, y al momento de su captura portaba el arma de uso exclusivo del Ejército.

Luego fue identificado como el hijo de “El Señor de los Cielos”. Ayer fue liberado porque el delito de robo no es considerado grave, pero horas después lo volvieron a detener luego de que un juez emitiera la orden de aprehensión -que finalmente se ejecutó- por el ilícito del fuero federal.

Tras ser aprehendido, el indiciado fue llevado ante el juez federal, que en la primera audiencia concedió prisión preventiva.

Además, por motivos de seguridad, ordenó su trasladado a la Ciudad de México, en medio de un aparatoso operativo.

Su padre, Amado Carrillo Fuentes era conocido como “El Señor de los Cielos” porque tenía una extensa flota de aeronaves que utilizaba para traficar grandes cantidades de droga de México hacia Estados Unidos, e incluso inspiró una serie televisiva  que suma más de seis temporadas.

El capo de las drogas falleció hace 12 años, en junio del 2007, cuando decidió someterse a una cirugía plástica para cambiar su rostro y burlar a las autoridades; en los años siguientes a su deceso, fue asesinado todo el personal médico y de enfermería que participó en la operación.