Foto: Especial
El oso negro que se acercó a tres mujeres en el Parque Chipinque de Nuevo León fue capturado y castrado, antes de ser liberado en Chihuahua

El oso negro, cuyo acercamiento a paseantes en el Parque Chipinque de Nuevo León se viralizó en redes sociales, fue capturado y castrado.

En julio pasado se difundió el momento en el que un oso negro se acerca a tres mujeres en el Parque Chipinque, una de las cuales aprovechó el momento para tomarse una selfie con él.

Aunque el encuentro no derivó en accidente alguno, la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) informó que el animal sería capturado para reubicarlo y alejarlo de la urbanización neoleonesa, dado que por su comportamiento ya le había perdido el miedo a la gente y al ruido para ahuyentarlo.

El pasado 6 de agosto, la Profepa informó que junto con Parques y Vida Silvestre de Nuevo León efectuó la captura del oso, un macho juvenil de aproximadamente 100 kilogramos de peso.

El animal fue trasladado a la Facultad de Veterinaria de la Universidad Autónoma de Nuevo León, donde se le realizó una biometría hemática y un estudio de ectoparásitos, entre otros.

De acuerdo con un comunicado de la Procuraduría Ambiental, también se colocó al espécimen un radio satelital para monitorearlo, acción que quedará a cargo del doctor Carlos López González, investigador de la Universidad Autónoma de Querétaro, quien ha trabajado con osos en Sonora y Chihuahua.

Aunque la Profepa no lo mencionó, el oso fue castrado, según un documento de la UANL citado por Milenio.

Oso negro del Parque Chipinque asegurado por la Profepa. Foto: Especial

La Facultad de Medicina Veterinaria argumentó que la castración fue para evitar que el oso negro se mezclara con la subespecie eremicus y para reducir el conflicto con otros ejemplares de la Sierra del Nido en Chihuahua, a donde será liberado.

Respecto trasladar al oso 34 se llegó a la conclusión de que el ejemplar se castrará por los siguientes motivos: Reproducción, Movimientos, Peleas”, señala el documento.

Molesta castración y traslado

Ambientalistas de Nuevo León y ciudadanos en general han manifestado su rechazo a la castración y traslado del oso de Chipinque al estado de Chihuahua, después que fue capturado por considerar que era un riesgo para los visitantes al parque ecológico y los vecinos del sector, ya que había perdido el miedo a socializar con los humanos.

El animal, de la especie Ursus americanus, fue castrado para evitar la mezcla y que compita con otros machos de la subespecie Ursus americanus eremicus, en la sierra de El Nido, de Chihuahua, a donde se decidió su traslado, al estimar que constituía un riesgo para los visitantes al Parque Ecológico Chipinque y vecinos del sector residencial aledaño a la citada área montañosa. 

Esta decisión causó molestia entre la población nuevoleonesa por considerar que su traslado a Chihuahua equivale a condenarlo a muerte, y que se trata de un oso joven, “casi doméstica y flojo”, porque se acostumbró a conseguir su comida de manera fácil, de un bote de basura, y ahora tendrá que pelear por territorio con osos de una subespecie de mayor tamaño.

Por lo anterior, a través de las redes sociales, pidieron a la Profepa que recapacite y le brinde a este ejemplar, que han bautizado como “El oso amable”, o “Chipi”, la oportunidad de tener una vida tranquila y bajo protección, como podría ser su traslado al santuario para animales carnívoros que se localiza en Denver, Colorado.

En tanto la agrupación Líderes Socialmente Responsables reprochó que “Osito bonachón” haya sido castrado y expulsado de las montañas de Nuevo León “para que no se desplace ni se reproduzca” en el estado de Chihuahua.

En un reproche a los visitantes del parque ecológico Chipinque, señaló, “sigan acercándose a ellos y esto será lo que veremos, dando armas al gobierno para acabar con ellos, y sigan construyendo en sus montañas”.