Carlos Rodón brilló con luz propia en el diamante.
Es el segundo en una semana dentro de las Grandes Ligas

Las joyitas de pitcheo siguen apareciendo en las Grandes Ligas y ayer por la noche, Carlos Rodón, puso su nombre en la historia al conseguir un sin hit ni carrera en el juego de los Medias Blancas de Chicago ante los Indios de Cleveland. 

El pitcher norteamericano retiró a lso 27 bateadores sin que ellos pudieran hacerle daño y fue en la novena entrada que Rodón dio un pelotazo a Roberto Pérez para terminar el sueño del Juego Perfecto.

A pesar de haber recetado 7 ponches, la curva de Rodón fue mucho para los bateadores contrarios.

Este es el juego sin hit ni carrera numero 307 en la historia de grandes ligas.