Fotos: Juan Francisco Valdés
El accidente ocurrió la madrugada de ayer, cuando la víctima chocó su vehículo contra un tráiler, cuyo conductor huyó del lugar

Roberto Carlos González Mendoza encontró una horrible muerte al chocar el auto que él mismo conducía contra un tráiler, lo que ocurrió en el kilómetro 51 de la carretera Saltillo-Torreón.

La víctima tenía 29 años de edad y era originario de Salinas Victoria, Nuevo León.

Venía a bordo de un vehículo Nissan Sentra, modelo 1999, en el que se desplazaba de Saltillo rumbo a Torreón y el percance pudo haber ocurrido cerca de las 02:30 horas de la madrugada de ayer, cuando el joven iba rumbo a Torreón.

A la altura del kilómetro 51, según oficiales de la Guardia Nacional, frente al ejido San Antonio del Jaral, se da el accidente.

El otro vehículo involucrado fue un tráiler marca Kenworth de color azul, de la empresa Sistemas Integrales de Transportaciones Nacionales S.A. de C.V. que venía de Torreón a Saltillo y presuntamente invadió carril.

El vehículo Sentra no logró esquivarlo y le pegó por un costado de la caja del tráiler del lado izquierdo a la altura de las llantas, lo que provocó el accidente.

El auto fue arrastrado y giró de manera aparatosa, por lo que el cuerpo del conductor quedó prensado y sin vida al interior de su propio vehículo.

Tras el accidente, el operador del tráiler huyó del lugar y dejó el camión abandonado. Hasta el cierre de esta edición no se tenían datos de su identidad.

El lugar fue acordonado y fueron autoridades de General Cepeda, Coahuila, las que tomaron conocimiento de los hechos.

Para realizar investigación de campo se mantuvo cerrada la circulación de la carretera por más de tres horas.

Fue hasta las 06:30 horas cuando se requirió la presencia de grúas para realizar el levantamiento de los vehículos participantes.

Posteriormente se levantó el cuerpo de la víctima para su traslado a las instalaciones del Servicio Médico Forense (Semefo).

Tras el impacto, el auto fue arrastrado y giró de manera aparatosa, lo que dejó el cuerpo del conductor prensado y sin vida.