Ejemplo. Guevara ha sido un estandarte para la sociedad civil desde el deporte y ahora los puestos políticos que ocupa y sigue aspirando
Un ejemplo para el País se ha convertido la ex deportista de alto rendimiento y actual senadora; necesitamos más como ella

Estimada senadora: 

Hoy en VANGUARDIA celebramos los primeros 40 años de hacer periodismo y marcar un antes y un después en la vida pública de Saltillo. Nos sentimos orgullosos de que usted forme parte de esta celebración que decidimos compartir con nuestros lectores y con personas comprometidas con mejorar nuestro país. 

Fue una grata sorpresa verla desde lejos y saber que, entre todos los que hacemos día a día un periódico, usted hablaba en la mesa de honor junto a los directivos de nuestro medio acerca de cómo está en estos momentos Sonora, su tierra. Acá en Saltillo hacen falta más Anas Gabrielas, mujeres con disciplina que estén decididas a cambiar México desde su trinchera… ya sea una pista para correr o una tribuna para discutir la vida pública. 

Por televisión hemos seguido sus triunfos y derrotas… como olvidar cuando en 2003 se coronó como la campeona mundial en la carrera de 400 metros planos, fue glorioso el momento en que tomó la bandera y la echó al lomo al final de la competencia, poniendo en alto a la patria. 

También la hemos visto defender en la tribuna del Senado las políticas públicas sobre las niñas, niños y adolescentes migrantes; hemos seguido de cerca su apoyo acerca del uso legal del cannabis con fines medicinales; y comprendemos su indignación por haber expulsado a Axan de un kínder de Hermosillo, Sonora. 

Hoy conocemos una Ana Gabriela que no solo ha sido un ejemplo para maratonistas; sabemos de sus intenciones genuinas de continuar, desde un ámbito político, en esta carrera por el bien común que parece no tener fin. 

Gracias Ana Gabriela por compartir con nosotros este momento tan importante de nuestra vida periodística. 

Llegar a los 40 no ha sido fácil, pero confiamos en que personas como usted aligeran el camino y sirven como ejemplo de que con perseverancia y compromiso social  sí se pueden hacer bien las cosas. 

Karla Tinoco

Soy Karla Tinoco, tengo 29 años y nací en Durango. Soy reportera desde 2009, estudié Ciencias y Técnicas de la Comunicación, fui becaria PRENDE generación Primavera 2011 en la Universidad Iberoamericana en la Ciudad de México y me gusta contar historias, especialmente las de desaparecidos. Siempre he creído que el periodismo es el oficio más bonito del mundo, pero que no sirve de mucho si no provoca cambios en la estructura social, si no indigna, si no conmueve y si no nos hace más solidarios con los otros.