Tomada de internet
Uno de los lugares más fríos para jugar futbol americano se convirtió en un horno

Por años, Lambeau Field se convirtió en uno de los peores estadios para jugar futbol americano por el intenso frío que se siente pero hoy las cosas fueron distintas y se jugó el partido con mayor temperatura en su historia. 

A la hora de la patada de salida, la temperatura era de 89 grados Farenheit (31 grados centígrados), algo nunca antes visto. 

El conjunto de Wisconsin jamás había tenido un partido que superara los 85° (29°C) en casa desde que empezaron a registrar temperaturas en 1959 y eso ni siquiera fue en Green Bay. Aquel compromiso se desarrolló en el Milwaukee County Stadium.

El juego de mayor temperatura en Lambeau fue el 6 de octubre de 1963 cuando los Packers se midieron a los Rams de Los Ángeles y durante toda su historia solamente han tenido siete juegos con más de 80° Farenheit.