“María se convirtió en reina de un país en el que sólo se ven, si se tienen ojos,  alegres bosques de Navidad, transparentes palacios de Mazapán, en una palabra, toda clase de cosas asombrosas.”

E.T.A Hoffman

Comienza diciembre y “El Cascanueces” llena los teatros del mundo entero. Desde su estreno, un cinco de diciembre de 1892 en el Teatro Mariinsky, de San Petersburgo, el ballet “Shchelkunchik” se convirtió en tradición para escuelas, academias y compañías que año con año presentan sus reposiciones, adaptaciones y nuevas versiones de esta emblemática obra de la Danza Clásica.

Por Saltillo han pasado vastas versiones, desde los fragmentos presentados por academias en los ochentas, hasta el primero en introducir una temporada navideña como tal, a finales de los noventas, con la naciente Compañía de la Universidad Autónoma de Coahuila, bajo la dirección del maestro cubano Adrián Puig. Tradición a la que se sumó en 2007 la Escuela Profesional de Danza Clásica del entonces Instituto Coahuilense de Cultura, que con coreografía del maestro Rodolfo Moreno (sobre la original de Lev Ivanov); una producción escenográfica de la Compañía Nacional de Danza (INBAL) y los primeros bailarines de la misma, logrando el acompañamiento de la Camerata de Coahuila, consolidó la tradición de este Ballet en la ciudad. Luego de la separación de la Escuela con el gobierno, tras constituirse como Asociación Civil, la Compañía y Escuela Profesional de Danza de Coahuila continuó la labor de llevar esta historia navideña al público saltillense, que cada vez es mayor en cantidad, y en exigencia, colocándose a la altura de las grandes ciudades como Monterrey, Guadalajara y CDMX que albergan tres o más puestas en escena, con diferentes compañías, en diferentes teatros y con temporadas que permiten la asistencia de decenas de miles de espectadores.

En Saltillo, desde hace varios años, el público tiene la oportunidad de elegir entre tres diferentes opciones: Este fin de semana, sábado 07 y domingo 08 El Instituto Municipal de Cultura de Saltillo, presenta a los alumnos del Centro de Estudios Dancísticos junto a Ballet Profesional Coahuila: con integrantes de la Academia, estudiantes de la Escuela Profesional, los bailarines profesionales de la Compañía de Danza de Coahuila y en los roles principales, Lorena Díaz Ferriño, primera bailarina de la CDC y el bailarín egresado de la Escuela Nacional de Ballet de Cuba: Sergio Abreu; acompañados por la Orquesta Filarmónica del Desierto, bajo la dirección del maestro Juan Tucán, como concertador invitado. Con más de 140 bailarines y una producción escénica completa, esta versión ofrece, de manera gratuita una puesta en escena de doce años de trayectoria ininterrumpida, que ha pisado múltiples escenarios dentro de nuestro estado, así como en Durango y San Luis Potosí, junto a la Orquesta Sinfónica de este estado, que dirige el maestro José Miramontes Zapata.

El lunes 09 se presenta en el Paraninfo del Ateneo Fuente, “Saint Petersburg Classic Ballet Teathre”, bajo la dirección de Marina Medvetskaya, con dos funciones y boletos desde los $430 hasta los $600.

El 14 y 15 de diciembre, en el Teatro de la Ciudad Fernando Soler se presenta la Escuela de Danza del Estado de Coahuila y la Orquesta Filarmónica del Desierto, el costo de los boletos entre $100 y $200.

Con seis funciones, en tres alternativas que darán cabida a más de seis mil espectadores, el público de Saltillo tiene la mesa puesta para disfrutar de este clásico navideño, y sobre todo, tiene también la oportunidad de apreciar y comparar el trabajo y volverse un espectador informado, crítico y cada vez más exigente de la calidad y el nivel técnico y artístico que este ballet demanda, y que obligará también a los artistas extranjeros a responder de manera profesional y ética, pues por años fuimos testigos de espectáculos de escaso virtuosismo que bajo el nombre de prestigiadas escuelas rusas llenan el teatro cobrando altos costos que poca proporción tenían con el espectáculo ofrecido, pensando tal vez que en un teatro de provincia el público les ovacionaría de pie.

La invitación está abierta, y las butacas esperando a las familias saltillenses: ¡Que disfruten la función!