Foto Ilustrativa: Univisión
Las autoridades capturaron al presunto operador del "Servicio de Entregas Manny", Sigifredo Barrientos Gurrola, y a otras seis personas, todas hispanas, por pertenecer a una organización que vendía narcóticos en el Valle de San Fernando.

Los Ángeles (EE.UU.).- Siete personas fueron detenidas hoy por ser parte de una red de distribución de heroína y cocaína a través de un sistema de pedidos telefónicos y utilizando una flota de vehículos al norte de Los Ángeles, informó la Fiscalía federal, que busca a otros siete acusados.

Las autoridades capturaron al presunto operador del "Servicio de Entregas Manny", Sigifredo Barrientos Gurrola, y a otras seis personas, todas hispanas, por pertenecer a una organización que vendía narcóticos en el Valle de San Fernando.

De acuerdo a la Fiscalía del Distrito Central de California, aunque las entregas eran de pequeñas cantidades de droga a los clientes que hacían su orden telefónicamente, los acusados vendían "grandes cantidades" y desarrollaban un "sofisticado negocio".

Durante un período de dos meses, que comenzó a finales de agosto, la red de distribución "obtuvo múltiples cantidades de kilogramos de heroína y movió cientos de miles de dólares en efectivo de acuerdo con conversaciones grabadas" presentadas en la acusación, dijo la fiscalía en un comunicado.

 

También fueron arrestados hoy Adrián Muñoz-García, mano derecha de Barrientos; Eduardo Daniel Ramírez-Hernández, acusado de tomar los pedidos, y Jacqueline De La Rosa, que según la acusación compraba grandes cantidades de narcóticos y los guardaba en su residencia, al igual que transportaba grandes sumas de dinero producto de su venta.

Igualmente fueron detenidos Gerardo Aguilar-Castillo, alias "Líneas", al igual que otro acusado identificado únicamente bajo el alias de "Gánster" que trabajaba como despachador de pedidos.

Manuel Ruelas, acusado de entregar la droga a los repartidores y recoger el dinero de la venta, está actualmente bajo custodia estatal y se espera que sea entregado próximamente a las autoridades federales.

Las autoridades buscan a los fugitivos Juan Carlos Bonilla, Joel Cortes-Solano, Alexander Abraham García Talamantes, Alan Pineda, Arnold Pineda, Christian Elías y Anthony Salvador Magallón.

De ser hallados culpables de todos los cargos, cada uno de los 14 acusados enfrenta una sentencia mínima de 10 años en prisión y hasta la posibilidad de la cadena perpetua sin libertad condicional.