Foto tomada de Twitter @FGRMexico
Elementos de la FGR detuvieron a “Mario C y Miriam M” por su presunta responsabilidad en el ilícito de delincuencia organizada, en su modalidad de delitos contra la salud y tráfico de armas

Ciudad de México. Elementos de la Fiscalía General de la República (FGR) detuvieron este domingo a Mario "C", alias El Betito, por los presuntos delitos de delincuencia organizada en su modalidad de tráfico de armas de fuego y delitos contra la salud. Es, además, sobrino de Osiel Cárdenas Guillén, ex líder del Cártel del Golfo.

En conferencia, el coordinador General de Métodos de Investigación de la FGR, Felipe de Jesús Gallo, señaló que fue ubicado por policías federales ministeriales en una plaza en Naucalpan, estado de México. Fue capturado junto con Miriam "M".

Cuando los capturaron, Mario "C" portaba un arma de fuego con 10 cartuchos útiles, narcóticos y cuatro celulares de diferentes marcas y modelos.

Foto: Especial

Ambos fueron trasladados y puestos a disposición por agentes del ministerio público de la federación adscritos a la Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada, quién obtuvo una orden de aprehensión que otorgó un juez de distrito la cual fue cumplimentada hoy.

"Mario C fue detenido en junio de 2009 y procesado por su probable responsabilidad en la comisión de los delitos de delincuencia organizada y violación a la Ley Federal de Armas de Fuego y Explosivos".

A los detenidos se les respetaron en todo momento sus derechos humanos y la aprehensión se realizó sin uso de la fuerza, sin afectación a terceros y puestos a disposición de inmediato a la autoridad competente, agregó Jesús Gallo.

Según investigaciones de la FGR, El Betito es un generador de violencia en el estado de Tamaulipas y es hijo de Mario Cárdenas Guillén (a) “M1”, fundador de la facción de Los Metros, a quien recientemente se le cumplimentó un orden de detención con fines de extradición a petición del gobierno de los Estados Unidos, y hace unos días fue sentenciado a 20 años de prisión por delincuencia organizada, en la hipótesis de cometer delitos contra la salud, con funciones de administración, supervisión o dirección.