Escenario. AMLO destacó que no volvería la “pesadilla” de la privatización. Foto: Presidencia de México
Los ingresos petroleros están en riesgo, derivado de que la Secretaría de Hacienda y Crédito Público calculó que estaría en un precio de 49 dólares, es decir, en la actualidad se ubica en 27% del valor pronosticado

El Gobierno federal celebró ayer el 82 aniversario de la expropiación petrolera, en medio de un escenario complicado para la empresa petrolera estatal Pemex.

Ayer, la mezcla mexicana de petróleo siguió descendiendo, hasta alcanzar los 13.61 dólares por barril, según reportó la agencia Reuters.

Con esto, los ingresos petroleros están en riesgo, derivado de que la Secretaría de Hacienda y Crédito Público calculó que estaría en un precio de 49 dólares, es decir, en la actualidad se ubica en 27% del valor pronosticado.

Aunque el Gobierno federal contrató coberturas petroleras para “blindar” sus ingresos, cuando los petroprecios estuvieran a la bajo, expertos han señalado que este “seguro” solo abarcaría el 30 por cientos de las ventas internacionales; las autoridades federales no han especificado qué porcentaje de producción abarcan estas coberturas.

Este escenario coloca a Pemex en una situación complicada. Ayer la misma agencia Reuters publicó en su reporte diario del mercado mexicano que la petrolera está en riesgo de ser castigada por las calificadoras.

“Analistas mencionaron que un menor precio del crudo eleva el riesgo de un recorte a la calificación crediticia de la petrolera estatal mexicana Pemex y de la deuda soberana del país”, se menciona en el reporte de los analistas de Reuters.

PRIVATIZACIÓN EN EL PASADO

En su discurso de ayer, el presidente Andrés Manuel López Obrador dijo que su gobierno no modificará el marco legal, ni revocará los contratos que se entregaron en la reforma energética, porque se quiere mantener la confianza de los inversionistas; sin embargo, advirtió, que el periodo privatizador terminó, “nunca más esa pesadilla”.

Durante la celebración del 82 Aniversario de la Expropiación Petrolera, el mandatario manifestó que su gobierno seguirá demostrando que se podrá sacar adelante a Pemex sin corrupción, con eficiencia y con el apoyo de sus trabajadores.

“Aunque nosotros pensamos y actuamos de manera distinta, vamos a mantener el marco legal porque consideramos importante mantener la confianza de los inversionistas nacionales y extranjeros para sumar voluntades, esfuerzos y recursos en beneficio del pueblo y de la nación mexicana.

“Eso sí (...) ya se terminó con el periodo privatizador, nunca más esa pesadilla”, añadió López Obrador.

De seguir así, la calificación crediticia de la petrolera estaría en riesgo junto a la deuda soberana nacional