Mis hermanos obispos me felicitaron, yo les agradecí porque aprendí mucho con el tiempo que estuve aquí, reconoció el todavía obispo. ESPECIAL
Monseñor Vera López celebró a puerta cerrada

A puerta cerrada y sólo con la presencia de presbíteros, sacerdotes e integrantes de Pastoral Saltillo, el obispo emérito, Raúl Vera López, celebraron su 33 aniversario episcopal.

Durante la homilía, Monseñor Vera López, reiteró que la Diócesis debe seguir avanzando en su lucha contra la desigualdad y la discriminación así como en el combate a la impunidad en el país, lo anterior mientras señalaba las fotografías de las y los desaparecidos colocadas en el nacimiento del atrio.

“El proyecto pastoral no es un proyecto mío, la Iglesia de hoy debe fijarse en quienes sufren, en la discriminación de las mujeres, de los homosexuales.

El Plan Pastoral es una estructura para que todos seamos evangelizados y todos evangelicemos”, aseveró a los asistentes.

“La compasión es trabajar por los demás, por eso comenzamos a trabajar con migrantes con el padre Pantoja, por eso comenzamos a atender a la comunidad LGBT+, porque los asesinaban y los maltrataban.

La Iglesia está para cambiar el mundo, debemos entenderlo, tenemos un Rey que se preocupa por la vida de todos. Hoy se requiere una estructuración nueva de la organización política y económica pues el Papa ha dicho que esto ha creado una desigualdad enorme”, expresó Monseñor.

Mis hermanos obispos me felicitaron, yo les agradecí porque aprendí mucho con el tiempo que estuve aquí, reconoció el todavía obispo, para concluir con un “y que viva el norte”, una de las últimas celebraciones litúrgicas que dirigirá como Obispo de Saltillo.

Monseñor Vera López celebró a puerta cerrada.