Color. Diferentes grupos de matlachines danzaron en la fiesta patronal del barrio de Santa Anita. Foto: Héctor García
Festejo patronal cumple más de 100 años. Con misas, danzas, venta de antojitos y una carrera atlética honran a su santo patrono
1831 fue el año en que fue edificado el primer templo del barrio de Santa Anita

Saltillo.- Ayer el barrio de Santa Anita estuvo de fiesta.

Tras concluir el novenario en honor, los vecinos celebraron con misas y una vendimia en las calles aledañas al templo enclavado en el barrio que lleva el nombre de Santa Anita.

Los organizadores recibieron a los fieles con los tradicionales platillos como tamales, menudo, enchiladas, gorditas y dulces típicos de la región.

Los pasillos del callejón Ermita, del barrio Santa Anita, se vistieron de colores con banderillas de papel picado y juegos mecánicos para divertir y hacer gritar por un rato a los niños, mientras que los adultos jugaban lotería y pasaban al templo a renovar su fe.

Lotería. Chicos y grandes se divirtieron en el festejo patronal. Foto: Héctor García

También llegaron para exponer sus danzas, los tradicionales matlachines de la iglesia del barrio que hicieron honor con sus pasos milenarios a quien por años llevan venerando: la señora Santa Ana.

Una de las cosas que se han incorporado desde hace 36 años como parte de los festejos y se ha convertido en una tradición para la iglesia de Santa Anita, es la carrera 5K que se organiza para incorporar a los deportes a la fiesta y se recorren en ella los diferentes callejones que constituyen al barrio.

Diversión. Los callejones del barrio de Santa Anita se llenaron de color y sabor. Foto: Héctor García

Los fieles pudieron admirar la vista panorámica hacia el Cerro del Pueblo, con un fresco tepache, mientras que por otro lado llegaban los primeros ganadores del concurso 5K Santa Anita.

Dicen los vecinos que la fiesta tiene más de 100 años realizándose el último domingo de julio a las afueras del templo que anteriormente fue una Ermita inaugurada en 1831.