Amor. Las parejitas presumieron por las calles los regalos recibidos (flores y peluches). Fotos: Vanguardia/Orlando Sifuentes
Globos, regalos y ramos de todos los colores y tamaños desfilaban en brazos de jóvenes y no tan jóvenes por las calles del primer cuadro de la ciudad

En febrero los negocios de la ciudad, principalmente los del centro, lucen decorados con corazones y ángeles arqueros, pero fue ayer cuando Cupido se apoderó de las calles.

Globos, regalos y ramos de todos los colores y tamaños desfilaban en brazos de jóvenes y no tan jóvenes por las calles del primer cuadro de Saltillo. Durante el día las muestras de amor de las parejas saltaban a la vista.

 

 

 

Alegría. La amistad es otro valor que se celebra el 14 de febrero.

Comerciantes aprovecharon para ofrecer todo lo relacionado con la fecha, desde arreglos florales hasta postres, camisetas, bolsas y collares. Conforme el sol caía, las filas de autos en moteles crecían más rápido que los memes que desde las redes sociales se burlaban del aroma “a jabón rosita”.

Juzgando por el tráfico, este año la celebración del 14 de febrero (Día de San Valentín o del Amor y la Amistad) terminó temprano. Durante todo el día las calles se vieron congestionadas, sin embargo, después de las 19:00 horas el flujo vial comenzó a normalizarse.

Marcelino Dueñez

Estudié Ciencias de la Comunicación, soy parte de la generación 25 de la Facultad de Ciencias de la Comunicación, me dedico al periodismo desde los 19 años y he trabajado en medios locales y nacionales.

Mi primer contacto con el periodismo fue cubriendo notas locales y denuncias ciudadanas, después estuve poco más de cinco años trabajando como foto-reportero de Nota Roja en Saltillo y Guadalajara, antes de regresar a mi natal Saltillo me especialicé en periodismo gastronómico y arquitectónico.

Actualmente soy el editor de Artes y de las secciones semanales Gourmet, Universitarios, Ticket y Glamour. En la sección adoptamos la labor de promover el consumo cultural entre la comunidad, difundir el trabajo de los creadores, seguir las labores de las instituciones culturales y preservar las tradiciones culturales.