Foto: Orlando Sifuentes
El pasado jueves la taberna del callejón Ocampo inauguró las exposiciónes ‘A/Crómico’, fotografía blanco y negro de Luis Padilla e ‘Interser’ serie de collages de Ana Carral

Dentro de una misma disciplina artística, sea pintura, escultura, dibujo o cualquier otra, cada creador tiene infinitas posibilidades para experimentar con ella y darle forma a muy distintas expresiones.

En el caso de la fotografía y señalando en particular las exposiciones inauguradas el pasado jueves en la taberna El Cerdo de Babel, algunas de las exploraciones pueden ser visuales y tradicionales, como lo hizo Luis Padilla con su serie “A/Crómico” o discursivas y materiales, de la manera en que así lo presentó Ana Carral en “Interser”.

Ella, quien además debuta con su primera exhibición, es fotógrafa desde la adolescencia pero no fue sino hasta hace poco más de un año que comenzó a aventurarse en otros terrenos de la producción artística.

“Empezó por un libro que comencé a leer que se llama ‘Mujeres que corren con lobos’”, explicó Carral en entrevista con VANGUARDIA sobre su paso hacia otro tipo de expresión creativa, “es sobre encontrar la energía femenina en cada mujer, la fuerza salvaje que existen en las mujeres”.

“A través de mitos y leyendas de la historia de toda la humanidad te explica cómo la mujer ha quedado como atrás en muchas cosas por no conocer ese instinto femenino”, agregó.

Foto: Orlando Sifuentes

Aunado a ello encontró varias ediciones de la revista Time de su bisabuelo, en donde vio imágenes de mujeres de los 50 y 60, que le llamaron la atención y que comenzó a recortar.

“Empecé a hacer composiciones, pero nació espontáneamente, no fue algo que planeé hacer. 
Empecé a recortar y hacer collage y fue el resultado y ya no dejé de hacerlo todo el año pasado”, explicó.

Las 51 piezas expuestas en el primer nivel de la taberna son el resultado de la fusión de su inquietud personal femenina y la exploración visual de las mujeres de estas revistas, en composiciones donde las ubicó frente a paisajes cósmicos —tomados de la revista “Astronomy”—, en solitario o acompañadas por otras.

“La verdad es un sueño que materialicé”, expresó respecto a la experiencia de su primera exposición, “sí quería como mostrar algo de mi trabajo y no se había dado la oportunidad. No me sentía todavía muy segura de mostrar algún proyecto y esto se dio muy espontáneamente y eso me gustó un chorro, porque aparte fue terapéutico, la parte de recortar, estar conmigo misma, muy gratificante, fue conocerme a mí misma y fue muy chido”.

A blanco y negro, parte 1
Por su parte, el fotógrafo Luis Padilla presentó una serie de imágenes más tradicionales en el el segundo nivel del bar. “A/Crómico”, como llamó a la exposición, es la primera de dos exposiciones que llevará a cabo en el Cerdo de Babel, con la segunda programada para septiembre.

Foto: Orlando Sifuentes

Esta colección incluye retratos y fotografías a blanco y negro, tomadas en viajes hechos por México, Alaska y Costa Rica, donde capturó escenas de la geografía y la gente que habita en estas zonas.

El artista adelantó que la siguiente edición, con 
obras a color, estará enfocada en el trabajo que ha hecho fotografiando colibríes.


Luis Padilla. La muestra de imágenes que eligió para esta ocasión es en blanco y negro, para crear una narrativa personal de fotos tradicionales.
Autoexploración. Ana Carral  afianzó su autoconocimiento a través de su obra.