Foto: Héctor García
Es­pe­ran ser re­ubi­ca­dos en al­gún re­fu­gio don­de pue­dan res­guar­dar­se de las ba­jas tem­pe­ra­tu­ras que se han re­gis­tra­do en la Re­gión Su­r­es­te las úl­ti­mas ho­ras

Con tem­pe­ra­tu­ras que ron­da­ron los ce­ro gra­dos, apro­xi­ma­da­men­te cien mi­gran­tes ama­ne­cie­ron ayer a la in­tem­pe­rie en un cam­pa­men­to im­pro­vi­sa­do a un cos­ta­do de la Ca­sa del Mi­gran­te de Sal­ti­llo, en la co­lo­nia Lan­dín.

La cau­sa es que di­cha aso­cia­ción no pue­de re­ci­bir­los por el mo­men­to, de­bi­do a que des­de el 21 de di­ciem­bre pa­sa­do ce­rró sus puer­tas du­ran­te 28 días pa­ra evi­tar ries­gos de pro­pa­ga­ción de la CO­VID-19.

Ade­más de que, tam­bién por pro­to­co­los de pre­ven­ción del co­ro­na­vi­rus, los al­ber­gues de Sal­ti­llo no pue­den aco­ger a más de dos per­so­nas ex­tran­je­ras sin do­cu­men­tos que acre­di­ten su es­tan­cia le­gal en el país, co­mo me­di­da de pro­tec­ción pa­ra el res­to de sus hués­pe­des, al ca­re­cer los pri­me­ros de un con­trol sa­ni­ta­rio.

Co­bi­jas ata­das con pie­dras for­man una cor­di­lle­ra de “tien­das de cam­pa­ña” don­de duer­men ha­ci­na­dos de­ce­nas de mi­gran­tes, que tam­bién im­pro­vi­san ca­mas con col­chas. Es­pe­ran ser re­ubi­ca­dos en al­gún re­fu­gio don­de pue­dan res­guar­dar­se de las ba­jas tem­pe­ra­tu­ras que se han re­gis­tra­do en la Re­gión Su­r­es­te las úl­ti­mas ho­ras.

“Pe­di­mos un te­cho, no más, no so­mos in­di­gen­tes, so­mos mi­gran­tes, po­de­mos tra­ba­jar pe­ro no hay for­ma, no hay quien nos dé opor­tu­ni­dad”, ex­pre­só Elías Her­nán­dez, quien di­jo ser hon­du­re­ño y te­ner 26 años.

Foto: Héctor García

TE­MEN A ‘LA MIGRA’
Las nor­mas sa­ni­ta­rias es­ta­ble­cen que los al­ber­gu­res de la re­gión so­lo pue­den re­ci­bir a dos per­so­nas ex­tran­je­ras sin pa­pe­les de es­tan­cia le­gal, si­tua­ción an­te la cual la Ca­sa del Mi­gran­te de Sal­ti­llo ur­gió a desa­rro­llar una in­ter­ven­ción de emer­gen­cia pa­ra lo­grar pro­te­ger a es­te gru­po vul­ne­ra­ble.

No obs­tan­te, aun­que hu­bie­ra opor­tu­ni­dad de dar ca­bi­da a más, mi­gran­tes en­tre­vis­ta­dos por VAN­GUAR­DIA co­men­ta­ron que se ne­ga­rían a ha­cer uso de ellos de­bi­do al mie­do a ser de­vuel­tos a sus paí­ses de ori­gen.

“Mil ve­ces aquí que en otro la­do, a las ori­llas del tren te asal­tan los ma­los, de las ca­lles te co­rren los po­li­cías y aquí, de per­di­do, es­ta­mos jun­tos, vi­gi­la­dos de al­gún mo­do o cer­ca de quie­nes po­dríab de­fen­der­nos”, ex­pre­sa­ron.

En ese sen­ti­do, Al­ber­to Xi­co­tén­catl, di­rec­tor de la Ca­sa del Mi­gran­te de Sal­ti­llo, hi­zo un lla­ma­do al Go­bierno de Coahui­la pa­ra sol­ven­tar la si­tua­ción.

“Po­de­mos man­te­ner a las per­so­nas en la vía pú­bli­ca, pe­ro es­to se pue­de con­ver­tir en un pro­ble­ma de sa­lud en me­dio de una cri­sis por la CO­VID-19”, ex­pu­so, al ser con­sul­ta­do por es­te me­dio.

Co­mo so­lu­ción, pro­pu­so ha­bi­li­tar un es­pa­cio es­pe­cial, tal co­mo se hi­zo du­ran­te la lle­ga­da de la ca­ra­va­na de mi­gran­tes de prin­ci­pios de 2019.

APO­YO DE LA CO­MU­NI­DAD
Pe­se al frío, los mi­gran­tes han re­ci­bi­do mues­tras de ca­li­dez en Sal­ti­llo. Ha­bi­tan­tes de las ca­lles ale­da­ñas a la Ca­sa del Mi­gran­te, así co­mo sal­ti­llen­ses de otros sec­to­res, han acu­di­do a la ca­lle don­de per­ma­ne­cen pa­ra en­tre­gar­les co­bi­jas, ali­men­tos, agua po­ta­ble y otros pro­duc­tos.

“Eso sí, se han por­ta­do de lu­jo, nos ofre­cen pan, ca­fé, un ta­qui­to o co­mi­da, nos hi­cie­ron pa­sar una Na­vi­dad cá­li­da con su tra­to, aun­que nos es­tu­vié­ra­mos mu­rien­do de frío”, co­men­ta­ron des­de las “tien­das de cam­pa­ña”.