Archivo
Tras el resultado de la consulta, prevalece la incertidumbre en los 48 mil empleados directos e indirectos

TEXCOCO, EDOMEX.- “Desde el lunes nos dejaron de pagar horas extras, así no me alcanza. Yo sólo espero que me den mi liquidación como corresponde”, dice con enojo José María Hernández, originario de Veracruz, quien trabaja en la construcción del aeropuerto de Texcoco.

Como él, unos mil 200 hombres y mujeres protegidos con overoles azules, lentes, cascos y botas, se mueven por la estructura más representativa de la obra, que mide 743 mil metros cuadrados.

Todos realizan sus labores de forma cotidiana, pero la noticia de la cancelación ha provocado el descontento de los empleados; están preocupados porque tendrán que buscar otro trabajo.

José María, de 32 años, dejó Coatzacoalcos para trabajar como soldador especialista en la construcción del aeropuerto. Hoy, visiblemente molesto, eleva para voz para expresar su inconformidad porque “de un día para otro nos dijeron que nos van a bajar el salario”.

Narra que el lunes les dijeron que ya no habrá tiempo extra y su sueldo pasará de 5 mil a 3 mil 500 pesos.

“Nuestros líderes nos dijeron: ‘Saben qué, chavos, ya no hay tiempo extra, esto ya quebró’”.

Tras el resultado de la consulta y el anuncio de la cancelación hecha por Andrés Manuel López Obrador, prevalece la incertidumbre en los 48 mil empleados directos e indirectos.

“Todas las personas piensan que el nuevo presidente, López Obrador, hizo un bien, pero no, porque cuántas personas nos estamos quedando sin empleo, enfatiza otro trabajador.