El mexicano tuvo una brillante actuación en su debut con Red Bull/ EFE
El piloto mexicano tuvo problemas al iniciar la carrera y finalizó en quinto lugar

La brillante actuación del mexicano, Sergio "Checo" Pérez en su presentación con Red Bull, le valió ser el piloto del día en el Gran Premio de Bahréin. 

"Checo" tuvo problemas al inicio de la competencia por un problema eléctrico en su monoplaza y tuvo que iniciar desde los pits. 

Durante toda la carrera, el mexicano fue escalando posiciones hasta terminar en quinto lugar, por lo que fue declarado el piloto del día en el inicio de la temporada de la F1. 

En entrevista, "Checo" Pérez se mostró contento por lograr acabar la carrera, adaptarse al monoplaza y sumar "buenos puntos".

"Ya solo por poder hacer los kilómetros valió la pena, porque lo necesitaba. Ayer que perdí la Q3, cada vuelta que di fui haciendo más clic, y perderme la carrera hubiera sido un desastre, porque habría atrasado ese proceso más. Contento por eso y también por conseguir unos buenos puntos para el equipo", explicó el mexicano en declaraciones a 'DAZN F1'.

El piloto de Red Bull se mostró muy satisfecho por su progresión en su nuevo monoplaza. "Es solo el inicio, hay mucho trabajo por delante, pero vemos progresión del inicio hasta ahora. Lo importante es seguir así para estar cada vez más competitivo", aseguró.

Pérez tuvo que salir desde la calle de talleres ('pit lane') debido a que su monoplaza se apagó durante la vuelta de calentamiento.

"Fue una locura, venía calentando los neumáticos y se apagó todo, perdí la batería, todo, no sabía que hacer, estaba por bajarme del auto. Desconecté el volante, lo volví a poner y escuché a un ingeniero por la radio, prendí el auto y fui para adelante. Nos atrasó, pero al final lo importante fueron los puntos", finalizó.