Foto: Especial
El déficit comercial de bienes de Estados Unidos con China totalizó 31,300 millones de dólares en octubre de 2019, un 27.5% menos año con año, la mayor disminución en el déficit de bienes bilaterales desde marzo de 2016

China anunció este viernes que está dispuesta a quitar los aranceles a “algunas” importaciones de soja y cerdo originarias de Estados Unidos, evidenciando cierto avance en las negociaciones entre los dos países, quienes sostienen una guerra comercial.

En tanto, el déficit comercial de bienes de Estados Unidos con China totalizó 31,300 millones de dólares en octubre de 2019, un 27.5% menos año con año, la mayor disminución en el déficit de bienes bilaterales desde marzo de 2016.

Mientras las exportaciones estadounidenses a China cayeron a 8,900 millones de dólares, un 2.7% de disminución anual, las importaciones estadounidenses desde China se contrajeron un 23.1% interanual, a 40,100 millones.

En lo que va del año, el déficit de bienes de Estados Unidos con China alcanzó los 294,5000 millones de dólares, un 14.5% menos que en el mismo período del año pasado.

Como parte de una tregua en esa guerra comercial, Estados Unidos se comprometió a posponer aranceles previamente programados con vigencia ahora a partir del próximo 15 de diciembre sobre importaciones chinas con valor de unos 156,000 millones de dólares, incluidos teléfonos celulares, computadoras portátiles y juguetes.

Las negociaciones entre ambas naciones han transcurrido en las últimas semanas entre acercamientos a un acuerdo y amenazas intermitentes del presidente Donald Trump de mantener los aranceles a China por lo menos hasta después de las elecciones estadounidenses de noviembre de 2020.

En su más reciente posicionamiento, el gobierno de China aseguró este viernes estar dispuesta a “eximir desde ya de aranceles a determinadas importaciones de sojacerdo y otros productos básicos en función de la demanda de las empresas”, según un comunicado del ministerio de Hacienda.

Desde el comienzo del enfrentamiento comercial bilateral, China aumentó tres veces sus aranceles sobre el cerdo estadounidense, pasando del 12% al 72% en septiembre pasado.

Pero el ganado chino está afectado por una epidemia de peste porcina africana, que desde hace un año provocó una duplicación del precio del cerdo, la carne más consumida en China.

Paralelamente, las tasas sobre la soja estadounidense pasaron del 3% al 33% en poco más de un año, de acuerdo con la agencia EFE. China es el mayor consumidor mundial de soja, un producto utilizado principalmente para la alimentación animal, y en los últimos meses recurrió a otros proveedores, como Brasil, para compensar sus importaciones de Estados Unidos.