A pesar de lo aparatoso del choque, los daños materiales más fuertes se presentaron en el taxi. JETZA MÚZQUIZ
El taxi subió a la banqueta, proyectado por la fuerza del impacto, y avanzó varios metros friccionando contra la pared del residencial Real del Sol

Saltillo.- Listo para la chatarrera quedó un vehículo de alquiler luego de que, al ir circulando dentro de una colonia al oriente de la ciudad, fue chocado por alcance por un vehículo pesado que lo proyectó sobre la banqueta y contra la barda de un fraccionamiento.

Cerca de las 9:00 de la noche fueron reportados los hechos que movilizaron a elementos de Tránsito Municipal hasta el bulevar Mirasierra y la calle 8, de la colonia Mirasierra, donde ocurrió la colisión y los chóferes estaban discutiendo.

Armando Duarte Solís transitaba de sur a norte por el bulevar llevando a dos pasajeras en su taxi Nissan Tsuru, pero en un punto detuvo su marcha de manera intempestiva, pues al parecer otro vehículo invadió su carril, lo cual desencadenó la hecatombe.

La unidad de transporte público fue chocada por alcance por un tracto camión perteneciente a la empresa Transportes DOSG, con número económico 141 y que era tripulado por Eleazar Quintero Castillo, quien nada pudo hacer para frenar o cambiar de carril y evitar el impacto.

El taxi subió a la banqueta, proyectado por la fuerza del impacto, y avanzó varios metros friccionando contra la pared del residencial Real del Sol, hasta detener su marcha entre el muro y un árbol, resultando ilesos el conductor y las dos usuarias que ya no llegaron a destino.

A pesar de lo aparatoso del choque, los daños materiales más fuertes se presentaron en el taxi, por lo que Eleazar y Armando dialogaron en busca de llegar a un convenio para la reparación de los daños y evitar que el caso fuera consignado ante el Ministerio Público.