Crisis. La filial de AHMSA inició liquidaciones en Nava.
El motivo: el impacto económico derivado de la cancelación de contratos por parte de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) para la compra de carbón

CDMX.- La subsidiaria de Altos Hornos de México (AHMSA), Minera Carboeléctrica Río Escondido (Micare), anunció su cierre definitivo la tarde de ayer y el despido de más de mil trabajadores.

El motivo: el impacto económico derivado de la cancelación de contratos por parte de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) para la compra de carbón.

A ello se suma la solvencia económica que arrastraba desde noviembre de 2018, fecha en que la Comisión Nacional de Control de Energía (Cenace) paró las plantas productoras de energía eléctrica que suministraban a CFE.

Desde ayer, el Sindicato Nacional Democrático de Trabajadores Mineros, Metalúrgicos, Siderúrgicos y Conexos (SNDTMMSC ) instaló en Nava la Comisión de Liquidación para finiquitar a los trabajadores.

De acuerdo con Jaime Guerra Pérez, secretario de Economía en Coahuila, la empresa notificó a sus representantes sindicales la salida de los primeros mil trabajadores, un proceso gradual que podría dejar sin trabajo a alrededor de 7 mil empleados, entre directos e indirectos.

Por lo pronto iniciaron con el despido de 700 y en los próximos días se sumarán 300.

Arrancarán en sus áreas de Planta Lavadora, Mina II, Manejo de Carbón y Mina VII. En esta última, se quedarán 200 trabajadores, pero será sólo durante cinco meses y posteriormente se cerrará la mina.

El fin de operaciones de Micare se da cuando la CFE anunció la compra de 2 millones de toneladas a productores de carbón de la Región Carbonífera, sin que incluyeran a la filial.