“¿Una colecta para que el Parque Fundidora no cierre? ¡Ni madres!, todavía ven la tempestad y no se hincan. Por eso, ¿dónde está el que está proponiendo tal cosa? ¿A quién se le ocurrió semejante tarugada?

Si de por sí lo quieren cerrar y ahora para que esté abierto pretenden que paguemos nosotros. No señora, el pueblo no va a cargar con eso”.

Les platico: La diputada morenista plurinominal por Sinaloa, Tatiana Clouthier, propuso hacer una colecta para que la ciudadanía pague el déficit presupuestal del Parque Fundidora.

Esto confirma lo que he escrito varias veces: Tatiana no ocupa adversarios. Nomás acérquenle un micrófono y solita se flagela.

Quién sabe si lo hizo a título personal o a nombre de su partido, pero por lo pronto, más se tardó en soltar de su ronco pecho tal sugerencia, que los dirigentes estatales de Morena en reaccionar en contra, y con justa razón.

Hablé con integrantes de varios colectivos urbanos de Monterrey y de ellos son las opiniones que aparecen al inicio de este artículo.

También con jueces auxiliares, de barrio y dirigentes de las juntas de vecinos de las colonias Obrera, Terminal, casco de Guadalupe, Reforma, Treviño, Linda Vista, Libertad y avenida Colón, las más cercanas al Parque, y son de la misma opinión.

Por si fuera poco, ecologistas, urbanizadores, expertos en la operación de áreas verdes y militantes de todos los partidos políticos -incluso del de Tatiana- rechazan que se realice la mentada colecta, por dos motivos:

1.- Lo ven como un nuevo impuesto disfrazado de colecta popular en medio de la peor crisis económica de México.

“El horno no está para bollos y quieren hacer bolillos”, me dijo Esthela González Martínez, presidenta de la Junta de Vecinos de la Colonia Terminal, sector Colón.

William Rodrigo Garza, representante de los vecinos del sector Platón Sánchez y Colón, comentó que la propuesta de Tatiana es absurda, despistada e impopular, porque “se ve que no conoce las penurias económicas por las que atraviesa la población”.

2.- Pareciera que es un salvavidas que la diputada sinaloense le quiere aventar al gobierno del Bronco Rodríguez, que es el responsable de operar el Parque a través del organismo creado para ser autosuficiente y que por mala administración de sus dirigentes Artemio Garza Rodríguez y Fernando Villarreal Palomo, sale ahora con que no tienen ni para pagar la nómina.

La inconformidad de los vecinos y militantes de partidos, coincide totalmente con lo expuesto en un comunicado oficial por Ramiro Alvarado Beltrán, secretario de Organización; Macario Alejandro Arriaga Aldape, titular de Derechos Humanos y Sociales; Lucio Martínez Chávez, de Asuntos Indígenas y Campesinos; José Luis Becerra Herrera, de Producción y Trabajo; y Gerardo Fuentes Rodríguez, de Arte y Cultura de Morena.

El Bronco recortó poco a poco el presupuesto del Parque Fundidora hasta desaparecerlo por completo.

Ahora, veamos esto: La Auditoría Superior de NL exhibió en el 2018, que el organismo denominado “Parque Fundidora” resultó deficiente en el manejo de $201 millones de pesos ese año.

Los auditores del propio Estado expresaron que desde 2017 se reflejó una tendencia hacia los gastos excesivos, “un derroche de $211 millones de pesos que ingresaron en ese periodo al Parque…”.

“Estas cifras -consideradas como pérdidas- ponen en duda la autosuficiencia del recinto”, dice el mismo reporte.

En la investigación, la Auditoría dictaminó que el Parque no solo presenta un déficit financiero, sino que violó el artículo 34 de la Ley General de Contabilidad Gubernamental.

CAJÓN DE SASTRE

“A mí se me hace que Tatiana quiere quedar bien con El Bronco para que le ayude por si compite para sucederlo, pero se le olvida un detalle: Ella ni siquiera tiene seguro su boleto como candidata de Morena, a diferencia de Clara Luz Flores Carrales, que claro que lo tiene”, dice la irreverente de mi Gaby.