La temporada de cuarentena también obligó a que saltillenses acudieran a los bazares a empeñar artículos. Fotos: OMAR SAUCEDO
La temporada de cuarentena por coronavirus provocó el cierre de diversos comercios por razones sanitarias, y también obligó a que saltillenses acudieran a los bazares a empeñar artículos

La temporada de cuarentena por coronavirus provocó el cierre de diversos comercios por razones sanitarias, y también obligó a que saltillenses acudieran a los bazares a empeñar artículos.

Aunque cada vez hay menos gente en las calles del Centro Histórico, algunas personas continúan paseando o trabajando, y también hay unas que van a las casas de empeño a dejar celulares, pantallas u otros artículos para poder llevar dinero en efectivo a sus casas.

 

En el recorrido que hizo VANGUARDIA, estos establecimientos no lucían llenos, incluso empleados comentaron que tenían una actividad muy tranquila y un horario más corto, pero ya era común que los clientes solo fueran a empeñar y no a pagar el préstamo o a comprar.

POCO MOVIMIENTO DE CLIENTES

Este comportamiento se repetía en varias casas de empeño de la zona Centro de Saltillo, donde se podía apreciar poco movimiento de clientes, pero las personas que entraban lo hacían principalmente para dejar un producto.

Nazul Aramayo

1985. Reportero enfocado en temas de movilidad, medio ambiente, historias de vida, cultura popular, música, literatura. Autor de los libros “Cantinas que merecen ser amadas y personas que no” (Producciones El Salario del Miedo: 2019), “La Monalilia y sus estrellas colombianas” (FETA: 2017) y “Eros díler” (Jus: 2012). Ha sido ganador del Premio Estatal de Periodismo Coahuila 2017 y 2018, en los géneros de Crónica y Mejor Trabajo de Periodismo Cultural respectivamente. Ganador del XXIX Concurso Literario Nacional “Magdalena Mondragón” en el género de cuento. Ha sido becario del PECDA y FONCA.